“Recuerdos secretos”: lo nuevo de Atom Egoyan

El 31 de marzo se estrena la última producción de este director ecléctico con original estilo.

Atom Egoyan (izq.) junto al protagonista de "Recuerdos secretos", Christopher Plummer.

Atom Egoyan (izq.) junto al protagonista de “Recuerdos secretos”, Christopher Plummer.

 

Atom Egoyan podría ser calificado de director “tricontinental” al haber nacido en África (Egipto), vivido la mayor parte de su existencia en América (Canadá), y tener marcada ascendencia asiática, armenia concretamente.

Justamente esto último se vio reflejado en su visita a la Argentina en 2003, cuando vino a presentar “Ararat”, acompañado de Arsinée Khanjian, su esposa y habitual actriz de sus películas, nacida en Beirut pero también de familia armenia. “El dolor armenio en profundo film moral”, título de la nota de Marcelo Zapata en Ámbito Financiero a propósito de su noveno largometraje patentizaba que se trataba de “una película única, atípica y que no admite una mirada despreocupada o distraída”, en palabras del propio crítico.

“Ararat” fue su película con mayor taquilla en nuestro país, contando con un variado elenco internacional donde destacaba la figura de Charles Aznavour (en verdad Aznavourian). El célebre cantante nacido en Francia en reciente entrevista de Le Monde y a cien años del genocidio armenio, expresó: “Es cierto, yo soy parte de ese pueblo, muerto sin sepultura” y también: “No fui educado en el odio. El resentimiento no ha sido parte de mi universo, a diferencia del pueblo turco, educado en la negación.” Pero también hay un aire de esperanza cuando afirma: “Quiero tener confianza en la juventud de ese país… Sé que un día, él abrirá los ojos y le pedirá cuentas a sus líderes por los años de mentiras y de deshonor que lo han mantenido en la ignorancia de su propia historia”.

“Recuerdos secretos” aborda el holocausto judío con una vuelta de tuerca sorprendente.

“Recuerdos secretos” aborda el holocausto judío con una vuelta de tuerca sorprendente.

“Ararat” se centraba en el genocidio armenio de 2015, reflexionando acerca de la “imposibilidad de esa representación”. Curiosamente esto mismo podría aplicarse a “Recuerdos secretos” (“Remember”), su film más reciente donde ahora el enfoque es el Holocausto judío, compartiendo además con el film antes mencionado a un mismo actor canadiense: Christopher Plummer. El es ahora Zev Guttman y padece demencia senil con lo que se le mezclan sus “recuerdos” de su estadía en Auschwitz. Max Rosenbaum (Martin Landau), otro sobreviviente lo convence para que encare la búsqueda de un SS, responsable de la muerte de toda su familia en el terrible campo de concentración, que es sinónimo del homicidio nazi. La búsqueda en Estados Unidos de Rudy Kurlander, tal el nombre del Blockfuhrer, no resulta fácil al haber cuatro homónimos. Entre estos los interpretados por Bruno Ganz (“La caída”) y Jurgen Prochnow (“El barco”) y también el siniestro John Kurlander, policía “nazi” hijo de uno de los cuatro sospechosos, en una estupenda interpretación de Dean Norris (“Secretos de una obsesión”). Habrá una vuelta de tuerca final poco previsible para el espectador con lejanas reminiscencias de “Mr. Kaplan”, la reciente película del uruguayo Álvaro Brechner. Merecido el premio del público en el último Festival de Cine de Mar del Plata, donde no puede soslayarse el mérito del notable e inolvidable actor de “La novicia rebelde” y tantos otros éxitos.

La carrera de Egoyan puede dividirse en tres períodos que se inician con su primera película en 1984, cuando apenas tenía 24 años.

#PelículaDistribuidoraAdmisiones   
5La brujaUIP88.277
7Recuerdos secretosDIAMOND11.035
8Volando altoFOX10.652
9Regreso con gloriaALFA7.056
10Solo la verdadDCS7.035
20La niña de tacones amarillosOBRA998
25Punto ciegoTREN923
Se estrenaron 5 películas de Atom Egoyan en Argentina.

Egoyan, cineasta independiente (1984-1993)

Este período resta absolutamente inédito en nuestro país ya que ninguno de su primeros cinco largometraje tuvo estreno comercial. Los dos primeros sobre todo, “Next of Kin” y “Family Viewing”, ponían fuerte énfasis en el uso del Video, toda una novedad en esa época, anticipando de alguna manera la explosión audiovisual que recién empezaba.

“The Adjuster”, su cuarto film, ya tuvo una carrera comercial más importante, amén de ser premiado en varios Festivales: Moscú (Premio Especial del Jurado), Toronto y Valladolid, donde compartió el premio con “Thelma y Louise”.

“Calendar”, su quinta y última realización de este primer “período”, lo tuvo al propio Egoyan como intérprete junto a su esposa Arsinée Khanjian, de asistencia perfecta hasta entonces. Componían a un matrimonio que viajaban de Canadá hasta Armenia para fotografiar iglesias históricas a ser incluidas en un almanaque.

El Festival de Cannes descubre a Egoyan (1994-2008)

La Selección Oficial del 47º Festival Internacional del Film de Cannes incluyó entre sus veintitrés títulos a “Exotica”, en competición entre otros contra “Pulp Fiction/Tiempos violentos” de Quentin Tarantino (que ganó la Palma de Oro), “Rouge” (Krzysztof Kieslowski), “Caro Diario” (Nanni Moretti), “Detrás de los olivos” (Abbas Kiarostami y “El gran salto” Joel Coen).

“Exotica” fue el primer film de Egoyan incluido en la selección oficial de Cannes.

“Exotica” fue el primer film de Egoyan incluido en la selección oficial de Cannes.

Film sobre el “voyeurismo”, “Exotica” es el nombre del club nocturno donde transcurre casi toda la trama del film y al que concurren los singulares visitantes que se deben conformar con ver pero no tocar a jóvenes en sus performances de strip-tease. La rara fauna de espectadores incluye a un inspector fiscal (Bruce Greenwood), obsesionado con una joven bailarina (Mia Krishner), un celoso presentador (Elisa Koteas), un joven homosexual y sus extraños animales (Don McKellar) y la dueña del local, a quien da vida la ya nombrada Arsinée Khanjian, esposa del realizador y manifiestamente embarazada al momento de la filmación. El buen elenco y el original enfoque justifican el premio que FIPRESCI le otorgó en Cannes.

Pero sería nuevamente el Festival de Cannes tres años más tarde, en ocasión de su edición número cincuenta (1997), que haría trascender el nombre de Atom Egoyan a nivel internacional. En Competición Oficial con “El dulce porvenir” (“The Sweet Hereafter”), basado en una novela de Russell Banks, se llevaría varios premios como el Gran Premio del Jurado, otra vez el de FIPRESCI y el del Jurado Ecuménico. Su extensa carrera internacional culminaría con las nominaciones a mejor director y mejor guión adaptado para la ceremonia de los Oscars del año siguiente. También arrasó en Canadá al llevarse casi la mitad de los premios (Genie) de dicho país. En Argentina fue la primera de dos películas en superar la barrera de los 40.000 espectadores.

“El dulce porvenir” fue la consagración internacional de Atom.

“El dulce porvenir” fue la consagración internacional de Atom.

El dulce porvenir” es un título irónico ya que el film de Egoyan, al igual que la mayoría de su producción hasta la fecha, es en verdad una mirada amarga sobre la sociedad y el mundo. En esta oportunidad en un accidente en una pequeña localidad de Canadá, un ómnibus escolar que se desbarranca y hunde en el hielo provoca la muerte de la mayoría de sus jóvenes ocupantes y desata la ira de sus pobladores. En particular habrá la declaración de una de las pocas sobrevivientes (Sarah Polley) acusando a la conductora del vehículo siniestrado (Gabrielle Rose, otra habitual actriz de Egoyan). Y también la intervención de un abogado (Ian Holm), con hija drogadicta, que sublimará sus propios conflictos acusando por negligencia a los fabricantes del vehículo. La película será recordada por más de un espectador por la repetidas alusiones al cuento “El flautista de Hamelin”, pero por sobre todo por el notable guión de Banks (que aparece en un cameo).

El viaje de Felicia” (“Felicia’s Journey”) también integró la Selección Oficial de Cannes, dos años después, aunque no repitiendo la performance de su película inmediatamente anterior. Tuvo a su favor la interpretación de Bob Hoskins (“Mona Lisa”) en el rol del aparentemente afable responsable de la cocina de un establecimiento industrial en Birmingham. Hilditch, tal su nombre, acepta acoger por un tiempo a Felicia (Elaine Cassidy), una joven irlandesa de 17 años que llega desde Irlanda, embarazada, en busca de su amante. Hay citas a obras de Hitchcock, que muestran que detrás de la aparente inocencia del personaje masculino, se esconde otra personalidad más oscura. Como en otros films, Egoyan logra extraer muy buenas actuaciones de los personajes secundarios como el de su propia esposa en el rol de la madre de Hilditch y de Claire Benedict como una insistente vendedora de biblias.

“Where the Truth Lies” y “Adoration”, de 2005 y 2008 respectivamente cierran un ciclo de cinco películas casi consecutivas en Cannes (sólo “Ararat” no estuvo en dicho Festival), marcando una cierta declinación, que posiblemente explique su ausencia de dicho evento, sólo interrumpida en 2014 cuando “The Captive” volvió a integrar la Selección Oficial.

Últimas realizaciones de Egoyan (2009-2015)

Con “Chloe”, Egoyan convoca a un elenco de primeras figuras de los Estados Unidos, como nunca lo había hecho antes. Lo llamativo es que haya optado por realizar una “remake” de “Nathalie X”, un film francés de Anne Fontaine (“Coco antes de Channel”) seis años anterior, que reunía a un notable trío estelar (Fanny Ardant, Emanuelle Béart y Gerard Depardieu).

“Ararat” fue el título más taquillero del director en Argentina.

“Ararat” fue el título más taquillero del director en Argentina.

El personaje que da nombre al film es ahora asumido por Amanda Seyfried (en lugar de Béart, que se llamaba Marlène). Ella es una prostituta a quien contrata Catherine, ginecóloga de profesión, que aquí interpreta Julianne Moore. En la versión francesa Ardant le cambiaba el nombre de Marlène por Nathalie X. Catherine sospecha que David (Liam Neeson), su marido le está siendo infiel por lo que decide testearlo organizando un encuentro casual con Chloé para confirmar su sospecha. No hay muchas diferencias entre ambas versiones salvo el final que no será develado obviamente.

“Chloé” tuvo una aceptable respuesta de público y la curiosidad es que tanto la versión francesa como la del director canadiense tuvieron en Alfa Films a su mismo distribuidor.

Como se señalara al inicio, y luego de casi seis años, vuelve a estrenarse un film de Egoyan en Argentina. “Recuerdos secretos” es lo mejor que ha realizado el director de “El dulce porvenir” en los últimos diez años, resultando su visión recomendable.

Fredy Friedlander - Periodista

Contáctenos

Enviando

© 2017 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami