Rápido y furioso: taquilla de una saga que rompió todos los récords

La última entrega fue sensación en su primera semana en los cines. ¿Sucederá lo mismo con la octava?

Durante la presentación del trailer de Rápidos y furiosos 8 en Buenos Aires, Mauricio Durán (Senior Vicepresident de Marketing Latam de Universal) habló de la película como la “joya de la corona” del estudio. Una gran paradoja: Rápido y furioso nació en 2001 como una producción modesta que retrataba las carreras de auto en Los Angeles y se convirtió en una de las sagas más taquilleras del siglo XXI.

La saga fue creciendo en trama, personajes, acción y recaudación haciendo las últimas películas más atrayentes que las primeras. Los números de la franquicia muestran un aumento exponencial desde la entrega inicial hasta la última y suma 3,9 billones de dólares en la recaudación mundial y 7.760.699 de tickets vendidos en Argentina.

A continuación, repasamos la saga por orden argumental y la taquilla de las películas.

Rápido y furioso 1 (The Fast and the Furious,  2001)

Es casi una versión sobre ruedas de “Punto límite”. El agente del FBI Bryan O’Conner se infiltra en una banda de piratas del asfalto liderada por Toretto en Los Angeles. Será un duelo que lo llevará a conflictos emocionales y laborales. La huida de Toretto a México se muestra al final de los créditos y tal vez no sean muchos los que la vieron. En Argentina se estrenó apenas con 20 copias, llevó a 90.220 espectadores en 8 semanas y recaudó 206 millones de dólares mundiales.

Turbo-Charged Prelude (2003)

Es un cortometraje protagonizado por Paul Walker. Muestra como O´Connor abandona el FBI luego de dejar escapar a Dom y es perseguido por las autoridades. Sirvió como nexo entre la 1 y la 2.

Más rápido, más furioso (2 Fast 2 Furious, 2003)

Vin Diesel abandona la historia y es reemplazado por el rapero y actor Tyrese Gibson, quien interpreta Roman Pearce, el comic relief del grupo. O’Conner ha dejado la fuerza policial aunque debe hacer un trato para no ir a prisión. El malo de la película es un narcotraficante argentino: Carter Verone, seguido de cerca por la doble agente interpretada por Eva Mendes. Bryan debe infiltrarse junto a Pearce para desenmascarar la red de Verone y en el intento será seducido por la curvilínea Mendes. Con 39 copias en Argentina triplicó los espectadores de la primera con el doble de copias y recaudó 236 millones de dólares mundiales.

Los Bandoleros (2009)

Como bonus track, se lanzó este cortometraje dirigido por Vin Diesel, en la versión en DVD. Muestra que estaban haciendo los personajes entre la 1 y la 4 y actúa como preludio de “Rápidos y furiosos”.

Rápidos y furiosos (Fast & Furious, 2009)

La historia regresa donde quedó la segunda película y se inicia en República Dominicana con las escenas del robo de un camión a alta velocidad. La muerte de Letty será el desencadenante de la venganza y la historia que volverá a unir a Toretto y O´Conner. Con esta película la saga comenzará a tomar su forma actual con una acción cada vez más internacional y espectacular, personajes unidos como una familia y la música como elemento cada vez más central virando entre el rap, el hip hop y el reggeaton que pone a varios de sus actores y músicos al micrófono: Don Omar, Tego Calderón, Vin Diesel, Ja Rule, Ludacriss, Bow Wow y Tyrese. Luego del fracaso del “Reto Tokio”, Universal estrenó “Rápidos y furiosos” con 63 copias. Sin embargo,  la cuarta película de la saga terminó con 515.000 espectadores al final de la corrida.

Rápido y furioso 5in control (Fast Five, 2011)

Dom y Brian huyen a Río de Janeiro para un trabajo que no saldrá como esperaban. Dwayne Johnson surge en escena como alter ego de Toretto para finalmente aliarse con su equipo. La preponderancia de las escenas de acción en las favelas y las calles de Rio la alejaron definitivamente de su esencia callejera. El villano es el narcotraficante Reyes, que actúa pagando coimas a toda la policía local. Con un presupuesto de 125 millones de dólares, Universal comenzó a otorgarle a la saga el cariz de tanque a partir de esta entrega. Terminó como la novena película más vista de 2011 con 1.239.708 de espectadores en Argentina en 163 pantallas y superando la suma total de los tickets vendidos en las cuatro anteriores.

Rápido y furioso 6 (Fast & Furious 6, 2013)

Lo verosímil nunca fue el fuerte de la franquicia –tampoco le interesa a sus seguidores, yo entre una de ellos- y gracias a la magia del cine resucitan a Letty Ortíz (en definitiva, luego harán lo mismo con Paul Walker pero a la reversa). Así vuelve uno de sus personajes principales con amnesia en las calles de Londres y Toretto va en busca de su compañera de vida. El villano es Owen Shaw (Luke Evans), un antiguo mercenario de operaciones especiales británico que planea destruir la capital inglesa. Más persecuciones, disparos y explosiones enfrentando a una banda de corredores de alta tecnología en una misión que ya involucra la seguridad mundial. 274 pantallas en unos de los meses más importantes de la recaudación –mayo- redituaron en el doble de espectadores respecto a la anterior película: 2.209.918 de tickets cortados en Argentina y 790 millones de dólares en los mercados internacionales.

Rápido y furioso: Reto Tokio (The fast and the furious: Tokyo Drift, 2006)

La más floja de la saga. La trama no muestra a ninguno de los protagonistas anteriores –la excepción es un cameo de Toretto al final- y se traslada a Tokio. Muestra la mafia de los yakuzas y las carreras en los apretados espacios japoneses a fuerza de freno de mano, patinada y derrape. Fue la primera dirigida por Justin Lin que seguirá hasta la sexta y sólo sobrevivirá el personaje de Han en las posteriores. Su muerte en esta entrega nos da una pista que la historia se desarrolla justo al final de la sexta película cuando Stantham lo asesina dejando la historia abierta a “Rápido y furioso 7”. Se estrenó sólo con 30 copias en Argentina y bajó a más de la mitad los espectadores respecto a la anterior de 2003. A nivel mundial recaudó 157 millones de dólares. Un gran fracaso.

Rápidos y furiosos 7 (Furious Seven, 2015)

Fue la película que terminó de instalar a la franquicia como un super tanque de Hollywood. Y sin dudas, una de las más esperadas por la prematura muerte de Paul Walker en un accidente automovilístico en noviembre de 2013. El rodaje de “Rápido y furioso 7” estaba sólo a la mitad de su desarrollo y para finalizar la película fue necesario resucitar digitalmente al personaje de Bryan O’Conner. Dom y su equipo son perseguidos por Deckard Shaw (Jason Statham), el hermano de Owen, y a su vez ellos intentarán vengar el asesinato de Han. La acción ya parece ciencia-ficción: autos que saltan desde aviones, Brian corriendo arriba de un colectivo a punto de caer y un lujoso Lykan HyperSport volando desde las Etihad Towers de Abu Dhabi. Y una escena final, que provocó llantos entre los fanáticos, de homenaje al fallecido Walker.

“Rápido y furioso 7” consiguió el récord único e histórico para un estreno en toda la historia del cine argentino: 1.015.159 espectadores en su primer fin de semana. La película también había quebrado el registro en el primer día de estreno con 280.645 tickets vendidos en el país desde la medianoche del miércoles 1 de abril. Y terminó la corrida como la segunda película más taquillera de 2015 con 3.355.209 de entradas.

La explosión de la taquilla argentina no fue un caso aislado. Universal reportó un estimado de 353 millones de dólares en los cines estadounidenses y un total de 1,5 billones de dólares en los mercados mundiales. Además de Argentina y Estados Unidos, rompió récords históricos en México, Brasil y Taiwan, según datos de Box Office Mojo.

Ahora es el turno de la octava entrega, que tendrá una gran cantidad de pantallas y la misma fecha de estreno que su predecesora. ¿Logrará romper los mismos récords?

Contáctenos

Enviando

© 2017 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

X
- Enter Your Location -
- or -

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami