Thomas Vinterberg, Muy Lejos del Dogma

Por Jorge Luis Scherer

«Lejos del mundanal ruido», es la última película del realizador danés Thomas Vinterberg. Esta incursión en los grandes melodramas novelescos del siglo XIX, del que sale totalmente airoso, no deja de ser una nueva curiosidad en un director que, hace dos décadas, irrumpió en el cine como un vanguardista, provocador y crítico de las producciones tipo Hollywood.

Thomas Vinterberg

Thomas Vinterberg

El realizador danés Thomas Vinterberg, alcanzó fama cuando junto a su amigo, Lars von Triers, se convirtieron en nuevos vanguardistas del cine con el llamado Dogma 95. El pensamiento vivo de Truffaut y la permanente reinvención del cine por Godard, fueron más que inspiradores. Tres años después, ambos presentaron películas en el Festival de Cannes, y compitieron por la Palma de Oro. La de Vinterberg era su segundo trabajo en la dirección, se llamó «La Celebración» (Festen), y se llevó el valioso Premio del Jurado; la de von Triers, «Los Idiotas», pasó sin premiaciones. Ambos filmes, se habían realizado respetando casi todos los puntos de los «Votos de Castidad» del Dogma, escritos por ellos. En realidad, estaban inventando muy poco, muchas de estas reglas ya habían sido puestas en práctica por el Neorrealismo Italiano, como el de concentrarse en la historia y la actuación, rodar en escenarios reales, con luz natural, y sin efectos especiales. Sin embargo, ellos imprimieron un tema que algunos lo consideraron hasta revolucionario: el de darle un lugar protagónico a la utilización de la cámara en mano. También, en los mandamientos del Dogma, se incluía una cuota de «humildad» de los realizadores, al no figurar en los créditos de las películas. Era parte de la lucha que le libraban contra el individualismo en el cine. Por entonces los cineastas Kristian Levring y Soren Kragh –Jacobsen, se habían sumado a los fundadores de Dogma.

Los cuatro miembros, fieles aún a los postulados del Dogma, realizaron D Dag(2001) para la televisión de Dinamarca, una simple historia sobre un robo a un banco durante los festejos del año nuevo.

Volviendo a Vinterberg, La Celebración (1998), fue un éxito rotundo en muchos países. En la Argentina, nombrar al director es asociarlo con la película. Más allá de sus resultados en cines, fue uno de los títulos más alquilados en videoclubes. La trama se desarrolla en momentos de los festejos del aniversario 66 del patriarca de una familia, y lo que despierta la crisis es el discurso del mayor de sus hijos., quien revela los abusos sexuales de su padre durante su niñez. Esas verdades ocultas durante muchos años, sacan a la luz el suicidio de una de las hijas por este motivo. La fuerza dramática y el estilo de filmación, tuvieron en este filme la potencia que John Cassavetes había impuesto en su cine, realista y riguroso, siempre alejado de la maquinaria comercial de Hollywood. La Celebración, fue una guía para muchos realizadores jóvenes que encontraban una nueva forma de hacer cine, sin recurrir a importantes presupuestos de producción.

La Celebración

La Celebración

LEJOS DEL DOGMA: INTRASCENDENCIA Y UN CINE DE CALIDAD

En 2003, Vinterberg ya se había desvinculado de los postulados del Dogma, y entró en una etapa de un cine intrascendente. El público que conservaba en su cabeza La Celebración , lo desconoció cuando se estrenó Todo es por amor (Its all about love)-2003, un drama romántico con Joaquin Phoenix, Claire Danes y Sean Penn. Luego vendrían Querida Wendy (2004), escrita por su amigo Lars von Trier, con las actuaciones de Bill Pullman, Jamie Bell y Chris Owen, entre otros. Y le seguiría Cuando un hombre vuelve a casa (2007), con actores daneses.

El final de esa etapa, y el reencuentro de Winterberg con un cine de calidades artísticas, sucedió con la producción dinamarquesa SUBMARINO (2010), un drama duro, basado en la novela homónima de Jonas T. Bengtsson , con las actuaciones principales de Jakob Cedergren (Nick) y Peter Plaugborg (como su hermano). Una historia signada por una tragedia familiar cuando los hermanos eran niños, que llevó al alcoholismo de la madre y luego a su muerte. El filme se desarrolla a partir de la vuelta de Nick, luego de haber estado en la cárcel, y la relación con su hermano, desempleado y con un hijo al que quiere educar.

LA CACERÍA (Jagten) 2012, es el penúltimo estreno de Vinterberg. Una película que despertó un gran interés en el mundo entero, provista de un guión sumamente inteligente, y con una actuación sobresaliente del danés Mads Mikkelsen, que por este trabajo ganó el premio al mejor actor en el Festival de Cannes de ese año. En el filme, Mikkelsen , interpreta a Lucas, un hombre reservado, pero muy apreciado por la pequeña comunidad de un pueblo ubicado en una zona boscosa con una fauna diversa para la caza. Divorciado, padre de un hijo adolescente, tiene como ocupación principal ser asistente –docente en un jardín de infantes. Los chicos lo adoran, pero una encantadora niña lo imagina como su príncipe azul, y elabora una historia amatoria, descabellada, que será creída por sus padres y luego por la comunidad. Lucas, es acusado de pedofilia. Su dolor lo vuelve más reservado y no grita su inocencia, y la sociedad se vuelve inquisidora y violenta. La inteligencia del guión, está en mostrar de antemano la inocencia del protagonista, para no crear confusiones en un tema tan sensible. De cualquier manera, la película suele producir en algunos espectadores indignación con la parte denunciante por sus reacciones espontáneas, propias de una jauría humana, sin analizar hechos y razones. Thomas Vinterberg, apostó fuerte en un tema muy delicado, que ha merecido más de un debate.

Thomas Vinterberg

Thomas Vinterberg

LEJOS DEL MUNDANAL RUIDO

Lejos del mundanal ruido (Far from the Madding Crowd), fue el primer gran éxito literario del inglés Thomas Hardy. Era su cuarta novela, y como era costumbre en la época, apareció, antes que en el formato libro, como un serial mensual en un magazine literario. The Cornhill Magazine, la fue publicando en 1874 y el público la adoró. Pero las jóvenes de esos tiempos amaron mucho más a su protagonista, Bathsheba Everdene. No, no era un muchacho, era una chica, joven, bonita, independiente, que sabía decir no a los hombres. Hardy, había creado una verdadera feminista. Es honesto decir, que muchos años antes, Jane Austen, había difundido el feminismo en sus seis novelas. Sus personajes mujeres eran las que decidían con quién y cuándo casarse.

Varias obras de Thomas Hardy, fueron adaptadas al cine. Es muy recordada por sus calidades, la adaptación de Tess de d`Urbervilles, novela publicada en 1891, y que Roman Polanski realizó en 1979 con el título de Tess,  y donde  el rol protagónico recayó en Natasha Kinski. También, el director inglés Michael Winterbotton, adaptó una de las obras más importantes de este autor: Jude el oscuro, estrenada en cine en 1996 con el nombre de Jude.
La versión de Thomas Vinterberg  de Lejos del mundanal ruido, es la tercera que se hace para cine.  La primera, data de 1915, prácticamente  en los comienzos del cine mudo, lo único que vale destacar de esta versión es que el papel de la joven Bathsheba fue protagonizado por  Florence Turner, una actriz muy popular en su época que era publicitada como la «chica Vitagraph.

La segunda versión, se presentó con bombos y platillos, y no era para menos.  Un gran director, y un elenco excepcional. Es de 1967, realizada  por el británico John Schlesinger (Perdidos en la noche, Darling, Marathon Man), y con las actuaciones de: Julie Christie, en el papel de la joven Bathsheba, Alan Bates como el pastor Gabriel Oak, quien la pretende en un comienzo pero con el tiempo se acostumbra a ser un amigo incondicional. Peter Finch, es William Boldwood, el hombre maduro, rico, poderoso, que quiere casarse con la joven, pero ella no quiere seguridad, sino independencia. Y por último, Terence Stamp, el bello  uniformado, el sargento Troy, que la envuelve, la seduce y se casa con ella, pero no para darle una vida feliz.

Thomas Vinterberg, recurre a la ascendente Carey Mulligan, para dar vida al personaje de Bathsheba. Esta actriz inglesa,que trasluce su gran carisma en cada producción, había debutado en cine con otro filme de época: Orgullo y Prejuicio (2005) de Joe Wright. El belga Matthias Schoenaerts, compone al enamorado Gabriel; Tom Sturridge al sargento Troy , y el reconocido actor británico Michael Sheen, que hizo un gran trabajo junto a Frank Langella en El Desafío: Frost contra Nixon, compone el personaje de Boldwood.

Es muy inteligente la labor del equipo de Winterberg para lograr una buena adaptación de la época – la historia se inicia en Inglaterra en  1870- y tener un gasto discreto en producción. Casi todo se mueve en lugares campestres, y la única mansión de características lujosas es la del millonario Boldwood. Tampoco hay grandes movimientos de gentes, carruajes, e incluso el  vestuario no va más allá del  necesario. Sin embargo, la fotografía de paisajes con sus mañanas y atardeceres, y el buen aprovechamiento de los interiores, hacen que la película parezca una producción de gran importancia.

Carey Mulligan, se desempeña magníficamente en el  papel de Bathsheba. Transmite  el espíritu independiente del personaje, la felicidad de correr a caballo por los campos, y la curiosidad por un mundo nuevo cuando, de un día para otro, se convierte en una mujer rica, al heredar campos y una mansión. Muchos quieren desposarla, pero ella acepta la propuesta del hombre equivocado, del que supo engañarla. Pero siempre, muy cerca de ella, está el pastor Gabriel Oak, quien se acostumbró a amarla en silencio.

Thomas Vinterberg, es un director  que está muy lejos de los tiempos del Dogma, sin embargo, cada tanto,  sorprende con un título que muestra que también está muy lejos del cine decadente y su tormenta tecnológica.

Lejos del Mundanal Ruido

Lejos del Mundanal Ruido


Artículo realizado por Jorge Luis Scherer para Ultracine.

Contáctenos

Enviando

© 2020 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami