Javier Diment: “Del animal al hombre, el eslabón está podrido”+