Revolucionarios en el cine

Por Jorge Luis Scherer

cine

Es algo más que una cuestión de simpatías, lo cierto es que Pancho Villa, cuatrero convertido en general y  figura cumbre de la Revolución Mexicana, no goza de  la admiración que se tiene por el líder de Morelos, Emiliano Zapata, el revolucionario que arrastraba millares de campesinos descalzos por las causas justas. Sin embargo, sobre Villa se realizaron más de cincuenta  películas de ficción, y de Zapata apenas alcanzan los dedos de una mano. Casi un siglo después, el Movimiento Zapatista de Liberación, encabezado por el  sub-comandante Marcos, hizo que nuevas generaciones se fijaran en las reivindicaciones y luchas de aquel revolucionario, pero el cine siguió sin animarse con una figura a la que se le rinde culto de otras maneras. Por su parte, la Revolución Cubana tuvo en  Fidel Castro la cabeza indiscutible del movimiento, venerado por muchos y aborrecido por otros muchos. Pero la aureola luminosa de la revolución, la ostentaba su camarada Ernesto Che Guevara, del que además de una profusa bibliografía, el cine continúa haciendo ficciones, armando documentales y series para televisión. Las muertes violentas de Zapata, traicionado y acribillado por 100 fusiles, y la de un  Che indefenso y herido, ejecutado en un paraje de Bolivia, realzaron estas figuras a la categoría de héroes románticos, esos que no son de este mundo, por lo menos de estos tiempos.

Entre las películas de ficción, mexicanas y de otros lares, sobre Pancho Villa, la primera de ellas tuvo como protagonista al  mismísimo Villa, quien antes de convertirse  en el enemigo número 1 del gobierno norteamericano después de invadir su territorio, fue filmado como actor para la productora hollywoodense Mutual Film Company, que pergeñó una película de ficción sobre su propia vida: “The life of General Villa”(1914). Lamentablemente, de este filme solamente se conservan algunos fragmentos. En principio el director iba a ser David W. Griffith, pero al abandonar el proyecto (lógica decisión, dado que su proyecto principal  era El Nacimiento de una Nación) lo tomaron dos directores, uno de ellos era Raoul Walsh, convertido con los años en un gran realizador. Walsh, además de esa función de co-director en este filme,  interpreta a Villa cuando era joven. De Zapata hay poco en cantidad, pero “¡Viva Zapata!” (1952) dirigida por Elia Kazan, con Marlon Brando como el líder revolucionario, supera ampliamente el medio centenar que se realizaron sobre Villa. El guión pertenece a Kazan y al afamado escritor John Steinbeck, el autor de Al este del Paraíso, quien quería a Pedro Armendáriz para el papel de Zapata, pero Kazán no resignaba a Brando. Sin embargo, Armendáriz, se convirtió en el actor que más veces interpretó al desenfrenado Pancho Villa, con cuatro películas y una serie de tv entre 1950 y 1960. Hollywood, nunca supo encontrar un actor que pudiera encarnar la compleja personalidad de Villa, lo intentaron  Yul Brynner, Telly Savalas, y algunos otros, pero el revolucionario no apareció.

EL CHE, Y LOS OLORES DE LATINOAMÉRICA

cine

“Diario de Motocicleta” (2004), fue realizada por el brasileño Walter Salles, basándose en diarios de Ernesto Guevara y su amigo Alberto Granado, quien además aportó testimonios nuevos al colaborar para la película. Ernesto y Alberto hacen, en 1952,  un viaje iniciático, una aventura en moto por el continente partiendo de Alta Gracia, Córdoba. El viaje terminará siendo un removedor de ideas y sentimientos: la condición humana estará a prueba a cada paso, las injusticias compartirán espacio con la generosidad. En Perú van a trabajar en un hospital para leprosos, se cruzarán con esclavos y esclavistas, con ricos, poderosos y miserables. Y el joven Ernesto despertará. Fue lo mejor que se hizo sobre Guevara.

En 2008 se estrenó “Che” dividida en dos partes, que sumadas daban cuatro horas y media, lo más extenso hasta el momento.  El director, Steven Soderbergh, y Benicio del Toro como el Che. El hispano Eduardo Noriega había interpretado al revolucionario en 2005 en “Che Guevara”, y si nos trasladamos a 1969, dos años después de su ejecución en Bolivia, se realizaron: ¡Che! de Richard Fleischer , con Omar Sharif, encarnando a Guevara y Jack Palance a Fidel. Estas tristezas cinematográficas no pararon ahí, ese año de 1969 una producción italiana estrenó “El Che Guevara” con dirección de Paolo Heusch y con el español Francisco Rabal en el papel del Che, por supuesto el filme incluía la guerrilla en Bolivia y su muerte.  Sobre los documentales la historia es diferente, hay excelentes trabajos de investigación, uno de ellos es el de Tristan Bauer “Che, un hombre nuevo” (2010).

 UN SIGLO AL ROJO VIVO

cineLas dos guerras mundiales, y otras más pequeñas, pero no por eso menos cruentas, hicieron que el siglo XX fuera el más sangriento en la historia de la humanidad. Las decenas de revoluciones que se fueron sucediendo a partir de la mexicana, colaboraron para sumar más víctimas a la triste estadística. Desde la Revolución Francesa, no hubo otra revolución tan importante en la historia de la humanidad, en lo  político, social y económico como la Revolución Rusa, también conocida como la Revolución de  Octubre, fue una ruptura en la  estructura de poder que aniquiló al zarismo, el reinado de siglos de la familia Romanov. Lenin, el revolucionario intelectual por excelencia, sabía que el cine y la radio eran fundamentales para concientizar en una nación con el 80 por ciento de analfabetos. Muerto Lenin, Stalin encargó a Serguei Eisenstein realizar la gran película sobre la revolución, se iba a estrenar en 1927 al festejarse los diez años del nuevo orden, pero con la caída de Trotsky, condenado por desviaciones pequeño burguesas, Stalin en persona se dirigió al laboratorio para limpiar la película de toda imagen donde estuviera su peligroso oponente. “Octubre”, se estrenó finalmente en 1928. A partir de entonces, Lenin fue para el cine soviético la figura emblemática de la revolución. Se sucedieron títulos como: Lenin en Octubre (1937), Lenin en el año 1918 (1939), Historias de Lenin (1957), Lenin en Polonia (1966), El camino hacia Lenin (1970), Lenin en París (1980), el director italiano Damiano Damiani realiza “El tren de Lenin” (1988) con Ben Kingsley en el papel del líder ruso. De los últimos años, lo mejor ha sido “Taurus” (2000) de

Alexander Sokurov.

Del desplazado y perseguido político León Trotsky, nunca rehabilitado por las autoridades soviéticas, hay dos películas para destacar: “El asesinato de Trotsky” (1972) de Joseph Losey, que fue el primer film que se ocupo de esta figura, con Richard Burton como Trotsky y Alain Delon en el papel de su asesino, el canadiense Frank Jackson, pero que en realidad se trataba del español Ramón Mercader. El film transcurre en 1940, durante el exilio que tuvo en México, y procura lograr el clima que vive esa familia debido a los permanentes atentados ordenados por Stalin, en uno de ellos participaron 20 hombres y dispararon 400 veces,  lo que obligó a extremar las medidas de seguridad en su casa-fortaleza. Sin embargo, la simpatía de Jackson -Ramón Mercader, fue creando confianza hasta que en una tarde que estuvieron solos, golpeó la cabeza del antiguo líder con un piolet. Trotsky, falleció al otro día en el hospital a los 60 años y Mercader pasó 20 años de su vida en una cárcel, pero al salir fue considerado un héroe. “Asaltar los cielos” (1996), es un documental realizado por José Luis López Linares y Javier Rioyo, donde también se relata el asesinato de Trotsky y se desarrolla la personalidad de su asesino Mercader, y la de su madre, una mujer muy influyente. Y no hay mucho más, algún que otro documental y varias series para televisión.

JOHN REED

cine

El periodista John Reed, el primero y único norteamericano enterrado en el Kremlin, fue autor de dos obras que, además de su amplia difusión como libro, fueron trasladadas al cine. En México Insurgente, Reed cuenta los pormenores de la revolución dado que cabalgó junto a Pancho Villa y su ejército, participó en combates y tuvo largas charlas con el caudillo. Y en el libro Los 10 días que estremecieron al mundo, narra los acontecimientos de Octubre en Rusia, cómo se gestó la revolución, quienes eran los bolcheviques y sus charlas con la cabeza de la revolución: Lenin. De estas crónicas de Reed y de su espíritu aventurero, el director de cine  mexicano Paul Leduc realizó “Reed, México Insurgente” (1973) y el ruso Serguei Bondarchuk “Campanas Rojas”(1982) compuesta en dos partes, la revolución en México y la Rusa, con Franco Nero interpretando a John Reed. Pero en 1981, la estrella de Hollywood Warren Beaty, estrenó “Reds”, su película más personal, dado que fue productor, escribió el guión, la dirigió y fue el protagonista principal personificando a John Reed en los tiempos de la Revolución Rusa. Beaty ganó el Oscar como mejor director, pero lo más increíble fue que en la ceremonia, cuando sube al escenario, la orquesta toca La Internacional. En Hollywood, en el centro del capitalismo y transmitiendo a millones de norteamericanos, sonaron los compases de la marcha comunista por excelencia. Los vientos habían cambiado.

 ROSA Y KARL

cine“Rosa Luxemburgo” (1986), es una de las más importantes películas de Margarethe Von Trotta, con Bárbara Sukowa, interpretando con real convicción a esta revolucionaria que fue asesinada en 1919. Rosa integró la Liga Espartaquista, un grupo marxista que sería el origen del Partido Comunista de Alemania. La figura de Karl Marx siempre ha sido un desafío para el cine, tanto es así que la mayoría de los proyectos nunca pudieron consumarse. Hace poco, sorprendió el estreno de “El joven Karl Marx” (2017) biopic alemán dirigido por Raoul Peck. Pero si hubo un proyecto descomunal en la historia de la cinematografía, fue el de hacer una película sobre el tratado político- económico más influyente de todos los tiempos: El Capital de Karl Marx. Ese fue el propósito, el proyecto infructuoso de Sergei Eisenstein una vez que concluyó “Octubre”, consumió  un largo tiempo tratando de adaptar el libro al lenguaje cinematográfico. Pero la historia continuó en otro cineasta, el  alemán Alexander Kluge, quien realizó un notable ensayo audiovisual, “Noticias de la Anti-guerra Ideológica. Marx-Eisenstein. El Capital”(2008), un film de nueve horas y media  donde El Capital de Marx es el centro argumental, con lectura de fragmentos por actores, entrevistas a filósofos, economistas, historiadores. En el invierno de 2010, fue estrenada la versión completa en la sala Lugones del Teatro San Martín.

 

LA MADRE DE LAS REVOLUCIONES

cine La francesa, ésa fue la madre de las revoluciones, sustituir la monarquía absoluta y dar nacimiento a un nuevo régimen cuyos emblemas serían: libertad, igualdad, fraternidad. Este punto de inflexión en la historia, fue tratado en varias oportunidades por el cine. El “Dantón” (1983) de Andrzej Wajda, con Gérard Depardieu como Dantón, y un extraordinario Wojciech Pszoniak  interpretando al fanático e impiadoso Maximimien Roberpierre, es una de las mejores reconstrucciones ideológicas y discursivas que se han hecho en cine sobre la época. En 1989 se estrenó en Francia “Historia de una Revolución”, un filme de 360 minutos en dos partes, la primera de ellas hecha por Robert Enrico y la segunda por Richard T. Heffron, la figura principal volvía a ser Dantón, interpretado en este caso por Klaus María Brandauer. Ettore Scola, analiza la época revolucionaria centrándose en el año 1791, cuando el rey Luis XVI y María Antonieta se fugan de París y son detenidos en Varennes. Pero el filme narra otro viaje en diligencia con el mismo destino, Varennes, los viajeros son  personajes muy conocidos, Casanova (Marcello Mastroianni),   el luchador por los derechos del hombre Thomas Paine (Harvey Keitel), y otros. Los miedos de la aristocracia, el sentido acomodaticio de los burgueses, y la violencia de la plebe, son vistos en ese largo viaje.

Al pensar en una mente poderosa y hombre de coraje como fue Dantón, creo que el cine argentino  tiene una gran deuda con nuestro Mariano Moreno. En 1915, Enrique García Velloso realiza la película muda “Mariano Moreno y la Revolución de Mayo”, con Pablo Podesta en el papel de Moreno, pero después entró en el olvido cinematográfico, y esto es curioso porque  estamos hablando de una figura sumamente interesante, polémica si las hay, cabeza  indiscutible como  ideólogo de la Revolución de Mayo, defensor del libre comercio, de los derechos de los indios, etc. etc. Y como si esto fuera poco, Moreno murió asesinado en alta mar por intereses políticos. Algo más, la historia de amor con su mujercita María Guadalupe, es como sacada de las novelas románticas.

REVOLUCIONARIOS PACÍFICOS.

cineGeneralmente, a los hombres de paz no se los mira como revolucionarios, pero solo vale pensar en los cambios sociales, políticos y económicos que obtuvo Mahatma  Gandhi en la India, mediante una resistencia pasiva que agotó todas las instancias y paciencia de sus colonizadores británicos, los  que tuvieron que dejar que esa tierra milenaria fuera independiente. Y fue precisamente un británico, Richard Attenborough quien realizó “Gandhi”1982),  una gran película sobre la vida de un hombre que es ejemplo para la humanidad. El filme ganó el Oscar como mejor película y Ben Kingsley, se llevó el de mejor actor. Martin Luther King, y Nelson Mandela, lucharon por los derechos del hombre negro en dos países muy diferentes, muy distantes, pero con los mismos odios. Hay documentales excelentes sobre estos dos líderes de los derechos civiles, pero en argumentales sobre Luther King está “Selma”(2014), que trata sobre la marcha épica de 1965 que realiza King y sus seguidores para conseguir el derecho al voto igualitario, una marcha por un camino de espinas , cargado de violencia blanca, desde Selma hasta Montgomery, Alabama. Sobre Nelson Mandela, que pasó 27 años de su vida en una prisión  por su lucha contra el “apartheid”, el cine se ha ocupado de difundir su figura en el mundo entero, mediante excelentes documentales de diferentes orígenes, y películas argumentales interpretadas por actores de renombre. El veterano Sidney Poitier lo interpretó en “Mandela  y De Klerk” (1997), Danny Glover y David Harewood , en  telefilms, Terrence Howard, en la película “Winnie” (2011), Idris Elba  en “Mandela: el largo camino a la libertad” (2013), y el director Bille August, en,“El precio de la libertad” (2007), donde eligió a Dennis Haysbert para el papel de Mandela y a Joseph Fiennes como su carcelero. Una relación que termina en una profunda amistad.

El film número 30 de Clint Eastwood , como director, fue “Invictus” (2009),  Morgan Freeman es Mandela  y la historia es la búsqueda de Mandela, ya presidente  de Sudáfrica, de unir al país, romper con el apartheid mediante la integración  en  la selección de rugby, que termina ganando la copa del mundo en 1995, y es aclamada por blancos y negros. Durante sus años de prisión, Mandela, conservó  el poema “Invictus” escrito por William Ernest Henley. En la película de Eastwood , el presidente de Sudáfrica, Mandela,  le entrega el poema al capitán del equipo de la selección. Sus versos finales dicen así:

No importa cuán estrecho sea el camino,

cuán cargada de castigos la sentencia,

yo soy el amo de mi destino.

Soy el capitán de mi alma.

 

 

 

                                                                                            Artículo de Jorge Luis Scherer-periodista,profesor de literatura y cine- para Ultracine.

Contáctenos

Enviando

© 2018 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami