Remakes extranjeras de películas argentinas

“Secretos de una obsesión” es la remake de más alto perfil de una película argentina. Pero no es la primera vez que otras cinematografías se basan en historias locales.

El Secreto de sus Ojos2

Cuando “El secreto de sus ojos” ganó el Oscar a mejor película extranjera en marzo de 2010, las charlas ya habían empezado desde hacía unos meses para adaptarla a una versión hollywoodense.

Casi seis años después, “Secret in their eyes” llega a las pantallas de todo el mundo. Chiwetel Ejiofor (“12 años de esclavitud”) está a cargo del papel que llevó adelante Ricardo Darín en la original, mientras que Gwyneth Paltrow quedó en el rol de Soledad Villamil. Julia Roberts, por su parte, se lleva las miradas en un personaje que es una mezcla del que interpretaron Guillermo Francella y Pablo Rago.

Obviamente hay cambios que se hicieron en la historia, por eso Campanella mismo se refiere a ella como una “adaptación” más que una remake. La coyuntura política no es la dictadura sino territorio norteamericano post-11/9, y Ejiofor y Roberts son agentes del FBI, investigando el homicidio del hijo de ella.

No caben dudas de que “Secretos de una obsesión” es la más reconocida remake que se haya hecho hasta el momento de una película argentina, pero de ninguna manera es la única.

En la última década, la producción nacional ha logrado una amplia exposición en el extranjero, ya sea con productos más ligados al cine de autor, como con propuestas más comerciales. Estas últimas son las que más han interesado a productores de otros países para adaptar a su idioma e idiosincrasia.

Y no hablamos sólo de Hollywood… México, Colombia, Italia, y hasta Corea del Sur filmaron sus propias versiones de éxitos argentinos.

 

La remake hollywoodense de “Nueve reinas” no pudo igualar el éxito de crítica y público de la original.

La remake hollywoodense de “Nueve reinas” no pudo igualar el éxito de crítica y público de la original.

 

Para encontrar ejemplos podemos remontarnos a la década del `40, con casos como el de “Los martes, orquídeas” (1941), con Mirtha Legrand, que fue adaptada con Rita Hayworth y Fred Astaire en la titulada “You were never lovelier” (“Baliando nace el amor”), al año siguiente.

Pero centrémonos en la etapa moderna, que arranca con “Nueve reinas” (2000), una de las películas argentinas que mejor funcionó a nivel mundial en las últimas décadas. La versión hollywoodense tuvo a la productora de Steven Soderbergh y George Clooney detrás, con John C. Reilly, Diego Luna y Maggie Gyllenhall en los zapatos que otrora habían ocupado Ricardo Darín, Gastón Pauls y Leticia Bredice, respectivamente. La remake se estrenó a nivel mundial con el título “Criminal”, en 2004, y pasó completamente desapercibida.

Un par de años antes, tras su nominación al Oscar, Adam Sandler se hizo de los derechos de “El hijo de la novia”, de Juan José Campanella. La idea del cómico norteamericano era protagonizar y producir, y se habló de Dustin Hoffman para el papel de Héctor Alterio. Pero como pasa muchas veces, el proyecto nunca pasó de algo conocido como “Development hell” (en criollo, “Infierno del desarrollo”, o sea la etapa que se extiende por años en las que se intenta llevar el proyecto adelante para luego quedar en la nada).

 

La remake de “Elsa & Fred” pasó sin pena ni gloria en la taquilla mundial.

La remake de “Elsa & Fred” pasó sin pena ni gloria en la taquilla mundial.

 

Otro título made in Hollywood basado en una película argentina es “Elsa & Fred”, de Michael Radford (director de “El cartero”), con Shirley Mc Lane y Christopher Plummer en los roles cubiertos por China Zorrilla y Manuel Alexandre en la original.

Esta co-producción entre Estados Unidos, Canadá, México y Puerto Rico mantuvo la historia y desarrollo básico de la película dirigida por Marcos Carnevale, con el cambio principal realizado en cuanto a las locaciones. En la remake, la acción transcurre en Nueva Orleans. Pese a lograr un buen recibimiento en general, la remake de “Elsa & Fred” falló en conectar con el gran público, y la argentina terminó recaudando más que su adaptación hollywoodense, algo similar a lo que había sucedido con “Nueve reinas” una década antes.

Latinoamérica

Pero no sólo Hollywood se siente atraído por las historias argentinas. En una movida cada vez más frecuente, otros países de Latinoamérica ven fuerte potencial en filmes de esta parte del mundo y compran los derechos para realizar sus propias versiones.

 

La versión mexicana de “No sos vos soy yo” es una de las películas más exitosas de la historia en el país azteca.

La versión mexicana de “No sos vos soy yo” es una de las películas más exitosas de la historia en el país azteca.

 

México produjo “No eres tú, soy yo”, con Eugenio Dérbez (quien luego protagonizaría la película mexicana más taquillera de la historia, “No se aceptan devoluciones”), basada en “No sos vos, soy yo”, la ópera prima de Juan Taratuto estrenada en 2004. Pese a ser una película independiente, la comedia protagonizada por Diego Peretti y Soledad Villamil fue un enorme éxito en España y en México, país que luego se haría de los derechos para su adaptación. “No eres tú, soy yo” reventó la taquilla mexicana en 2010, siendo vista por casi 3 millones de personas.

Colombia estrenó este año su propia versión de “Corazón de León”, el mega-éxito argentino de 2013 protagonizado por Guillermo Francella. La versión colombiana, muy similar a la original, está protagonizada por Marlon Moreno (protagonista de la serie televisiva “El capo”) y María Nela Sinisterra, quien es una cara reconocida para el público argentino tras ser secretaria de Gerardo Sofovich en “La noche del domingo” además de haber tenido un rol de reparto en la película de terror local “Penumbra”, del 2012.

Asia y Europa

Por extraño que suene, una de las películas más exitosas de los últimos años en Corea del Sur (uno de los mayores mercados del mundo en la actualidad) está basada en un título argentino. “All about my wife”, de 2012, está basada en “Un novio para mi mujer” (2008), la popular comedia de Juan Taratuto protagonizada por Adrian Suar y Valeria Bertucelli y vendió 4,6 millones de entradas en el país asiático.

 

Tanto la versión italiana como la coreana de “Un novio para mi mujer” fueron grandes éxitos.

Tanto la versión italiana como la coreana de “Un novio para mi mujer” fueron grandes éxitos.

 

“Un novio para mi mujer” es una de las películas argentinas que mejor logró posicionarse en el extranjero a la hora de vender sus derechos para remakes, con dos adaptaciones ya estrenadas, y unas cuantas más por venir. Además de la versión surcoreana, en 2014 Italia estrenó su remake, “Un fidanzato per mia moglie”. Hollywood lleva unos cuantos años tratando de realizar su propia adaptación de este filme, que también vendió sus derechos a México y más recientemente a Chile y a China.

Próximamente

Si bien entre la venta de los derechos y la realización propiamente dicha suele haber un trecho que no siempre se recorre, se cuentan por más de una docena los países extranjeros que tienen en su poder la opción de realizar adaptaciones de títulos argentinos.

“El hombre de al lado” (2009), película dirigida por Mariano Cohn y Gastón Duprat, vendió sus derechos a Brasil y a España.

Las últimas tres comedias protagonizadas por Adrian Suar, “Un novio para mi mujer”, “Igualita a mí” y “Dos más dos”, fueron compradas por compañías extranjeras. En el caso de la comedia en la que compartió cartel con Valeria Bertucelli, India, Brasil y Estados Unidos tienen los derechos para reversionarla. México ya tiene fecha de estreno de su remake que saldrá en febrero de 2016 protagonizada por Sandra Echeverría y Arath de la Torre.

Y a medida que el cine argentino sigue generando productos de sumo interés no solo para el mercado interno como para el internacional, esa lista puede ampliarse en el futuro cercano.

 Trailer de la versión mexicana de "Un novio para mi mujer" que se estrena en febrero.

 

Mariano Oliveros

Contáctenos

Enviando

© 2017 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami