“No toques dos veces”: embrujo de madre

No toques dos veces

Un espíritu atormentado y una difícil relación entre madre e hija pueblan uno de los estrenos del 21 de junio.

No toques dos veces

“Golpea una vez para levantarla de la cama, dos veces para levantarla de entre los muertos”, dice la leyenda. A pesar de las advertencias, Chloe (la bella Lucy Boynton de “Sing Street”) y su amigo Danny tocan dos veces la puerta de la casa abandonada donde se dice que habita un espíritu demoníaco que asesinó a un niño hace años. Una anciana a la cual acusaban de bruja y que cometió suicidio.

Unas horas después Danny es asesinado. Intentando escapar de la maldición, Chloe se refugia en la casa de su madre Jess (Katee Sackhoff, reconocida por su papel de “Oculus”). Ambas comparten un pasado problemático: Jess abandonó hace años a su hija debido a su adicción a las drogas. Actualmente disfruta un presente sin drogas, reconocida por sus obras de arte y un bienestar económico estable por su casamiento con un banquero. Y está desesperada por restablecer la relación con Chloe.

Madre vs. hija

No toques dos veces” (“Don´t knock twice”) oscila entre dos relatos. Por un lado, los fantasmas y apariciones demoníacas que atormentan a Chloe y Jess en la enorme casa que habitan. Están compuestas por visiones en sueños que se van tornando cada vez más reales. La música genera una atmósfera constante de desasosiego y algunas de los espectros logran generar sustos.

Por el otro, el vínculo problemático entre madre e hija es otro de los puntos más interesantes. Mientras Jess intenta salvar a su hija del destino demoníaco, también ansía lograr su perdón por sus errores del pasado. Sin embargo, si el director galés Caradog W. James hubiera profundizado aún más en este aspecto se hubiera logrado una película más interesante.

“No toques dos veces” logra atemorizar por momentos. La casa donde vivía la bruja es una de las locaciones más logradas. Una pequeña cabaña ubicada al costado de la autopista. La película es de aquellas que dan vueltas en el guion para desconcertar al espectador con un par de vueltas de tuerca finales. Y ese es uno de sus aspectos más débiles.

Y como conclusión, nos preguntamos siempre al inicio de este tipo de films. Si la leyenda dice que no digas cinco veces “Candyman” frente al espejo, no pronuncies tres veces “Bloody Mary” o no golpees dos veces la puerta de la bruja, ¿por qué lo hacen los protagonistas? Seguramente porque sin eso, no tendríamos película para asustarnos. “No toques dos veces” se estrena el 22 de junio en 60 salas argentinas, distribuida por BF Distribution.

Contáctenos

Enviando

© 2019 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami