La misión debe continuar

Tom Cruise vuelve como el agente Ethan Hunt en la quinta entrega de la saga.

«Este mensaje se autodestruirá en cinco segundos». Después de «Bond. James Bond», esa de seguro es la frase más popular del universo del espionaje audiovisual. El enorme suceso de las aventuras del agente inglés llevó a que los espías poblaran el cine y la televisión de los sesentas.

La creación de Bruno Heller, transmitida por la cadena CBS en Estados Unidos entre 1966 y 1973, fue la más popular de todas. Ni que hablar del icónico tema musical de introducción, compuesto por el argentino Lalo Schifrin.

Exactamente treinta años después de su creación, Tom Cruise llevó adelante -en su doble rol de protagonista absoluto y productor- la adaptación de «Misión Imposible» a la pantalla grande. Y hoy se estrena a nivel mundial la quinta entrega de esta saga.

Si algo caracterizó a las producciones cinematográficas del universo de «Misión Imposible» fueron las dilaciones… Prácticamente todas las entregas tuvieron problemas de cronogramas en las filmaciones, o cuestiones referidas a la producción. Pero el resultado final siempre fue satisfactorio, lo que hizo de esta una de las pocas sagas en las que la calidad narrativa siempre estuvo bien alta. Si a eso le sumamos la locura innata de Cruise, quien puso su vida en riesgo más de una vez para entregar stunts (escenas de riesgo) realistas y desquiciadas, la emoción y el sacudón de adrenalina estuvieron siempre garantizados.

En «Nación secreta» Cruise regresa como el agente Ethan Hunt de la agencia gubernamental «Fuerza de Misión Imposible». Su misión, si decide aceptarla, incluye al veterano de la saga Ving Rhames, a Simon Pegg, Jeremy Renner. Hacen su entrada por vez primera, la actriz sueca Rebecca Ferguson y Alec Baldwin. También se ve por primera vez al que fuera el grupo de enemigos clásico de la serie televisiva original: una misteriosa organización conocida como «El sindicato».

MI LLEGA A LA PANTALLA GRANDE
En 1995, el maestro del suspenso moderno Brian de Palma fue el elegido para ponerse detrás de cámara en la primera adaptación. Aunque debía estrenarse en la Navidad de ese mismo año la filmación se extendió a lo largo de ¡seis meses!, y la fecha se pasó para el verano boreal del ´96. El presupuesto se disparó, los cambios en el guión fueron constantes, y la tensión en el set entre Cruise y de Palma se hicieron sentir.

El hackeo de la bóveda de la CIA, una de las escenas clásicas del cine de los ´90.

 

Nada de eso importó cuando en 1996 «Misión Imposible» se convirtió en uno de los mayores éxitos de la temporada, sólo superada por «Día de la Independencia» y «Twister». En Argentina la vieron más de 800.000 espectadores, según cifras de la época de la consultora Nielsen Edi informadas por Clarín.

Además, De Palma dejó varias icónicas escenas, entre ellas la secuencia con Tom Cruise colgando de un arnés en una bóveda de la CIA y la persecución final sobre el TGV francés. Tras semejante éxito, obviamente se ponen en marcha los planes para una secuela.

JOHN WOO INYECTA ACCIÓN A MI 2

En «Misión Imposible 2», Hunt regresó para detener a un ex agente que tiene en su poder un mortal virus capaz de generar una epidemia mundial. Pensada para estrenarse en 1998, la producción se retrasó un año ya que Cruise seguía filmando «Ojos bien cerrados» de Stanley Kubrick.

Misión Imposible 2

Finalmente, y con John Woo en la silla de director, «Misión Imposible 2» se estrena en mayo del 2000, y se convierte en una de las películas más exitosas del año. En Argentina logró la misma proeza, colándose entre las más vistas de 2000 con 1.271.124 espectadores. Fue la más exitosa de la saga en nuestro país con 20 semanas en cartel y 546 millones mundiales.

Esta vez, la apertura con Cruise escalando una montaña en Utah, Estados Unidos; sumado a la climática persecución en moto fueron las set pieces más celebradas de la entrega.

MI 3 PONE UN PARATE A LA SAGA

Dos años después se pone en marcha el plan para realizar la tercera parte. El primer director fue David Fincher, quien abandona el proyecto luego de meses de planificación. Luego, y con una historia completamente distinta, se contrata al director Joe Carnahan. Carnahan trabaja durante quince meses en la pre-producción hasta que al final renuncia al proyecto.

En la tercera entrega, Ethan Hunt debe rescatar a su esposa de las manos de un sádico terrorista.

La película iba a estrenarse en mayo del 2005 pero la fecha final se pospuso un año completo. Finalmente, el popular realizador televisivo J.J Abrams (creador de las series «Alias» y «Lost») debuta en la pantalla grande con este filme.

«Misión Imposible 3» vuelve al formato de la primera parte, más centrada en las intrigas y el espionaje que en las escenas de acción. También suma el logrado villano que interpreta Phillip Seymour Hoffman. Cruise volvió a poner toda la carne en el asador en el aspecto físico, realizando casi todas las escenas de riesgo en la filmación.

Sin embargo, la taquilla no resultó tan contundente, esta tercera entrega fue la de menor recaudación de todas hasta el momento. 541.497 espectadores la vieron en Argentina, menos de la mitad de lo conseguido por la secuela anterior.

El desempeño comercial (que se atribuyó al comportamiento errático de Cruise en la vida real, saltando sobre sillones en programas de entretenimientos y alegando que iba a comer la placenta de su entonces mujer, Katie Holmes, cuando ella diera a luz) puso un parate de varios años al regreso de Ethan Hunt a la pantalla grande.

 

MI 4 ARRASA LA TAQUILLA

Cinco años después de «Misión Imposible 3» se estrenó «Protocolo fantasma». Para sorpresa de todos, se convirtió en la más exitosa de todas con casi 700 millones de dólares de recaudación mundial.

Colgado del piso 20 de la torre más alta del mundo, Cruise es de los pocos actores de Hollywood que realiza las hazañas más peligrosas.

En esta entrega todo el equipo del FMI se convierte en «renegado» (dejan de ser reconocidos como espías) tras un atentado terrorista en el Kremlin. Hunt y los suyos deben buscar a los responsables y limpiar el nombre de la organización. Esta fue la primera película con actores de carne y hueso de Brad Bird, quien había dirigido para Pixar las animadas «Los increíbles» y «Ratatouille».

En «Protocolo Fantasma», la escena emblemática de «Tom Cruise haciendo sus propias acrobacias» es la que lo sitúa escalando el frente de la torre Burj Khalifa, el edificio más alto del mundo ubicado en Dubai. Cruise estuvo colgado durante días a la altura del piso 20 para realizar las escenas de riesgo de esa secuencia. Con estreno el 4 de enero del 2012, un total de 504.269 personas fueron a verla a los cines argentinos.

MI 5 VUELVE CON «NACIÓN SECRETA»

Las primeras reseñas indican que la quinta parte de «Misión Imposible», esta vez con Christopher McQuarrie (guionista de «Los sospechosos de siempre» y director de «Jack Reacher») en la silla del director, mantiene la calidad alcanzada en «Protocolo Fantasma».

Para aquellos que esperan ver al loco Tom haciendo de sus acrobacias sepan que la escena que lo tiene colgado de la puerta (del lado de afuera obviamente) de un avión militar mientras levanta vuelo y se eleva 1.500 metros, la realizó de verdad, sin efectos digitales más que un arnés que lo sujetaba. Es que Cruise siempre aceptó la misión de dar a la audiencia un buen espectáculo.

Mariano Oliveros

Contáctenos

Enviando

© 2019 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami