“Julieta”: lo nuevo de Pedro Almodóvar

La nueva y vigésima película de su prolífica carrera, que repasamos en esta nota, se estrena el 4 de agosto en Paraguay.

almodovardestacada

Con “Julieta”, Pedro Almodóvar llega a sumar veinte largometrajes en su ya extensa carrera cinematográfica. Presentada recientemente en Competición Oficial en el Festival de Cannes, fue bien recibida por la mayoría de la crítica y especialmente por la del país anfitrión. En España, donde se estrenó en abril, la divulgación de los Panamá Papers de que El Deseo (empresa de Agustín y Pedro Almodóvar) tenía una cuenta offshore explica en parte la pobre respuesta del público de su país.

Película de mujeres, como la mayor parte de su producción anterior, tiene no una sino dos actrices interpretando al personaje que da título al film. Emma Suárez (varias veces dirigida por Julio Medem) la representa en la actualidad mientras que Adriana Ugarte es Julieta joven, más precisamente hacia 1988, justo la época en que Almodóvar dirigió “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, su primer gran éxito internacional.

Adriana Ugarte es la “Julieta” joven del título.

Adriana Ugarte es la “Julieta” joven del título.

 

La película se inicia cuando una Julieta adulta está a punto de abandonar Madrid, junto a Lorenzo (Darío Grandinetti) para radicarse definitivamente en Portugal. Es la oportunidad de comenzar una nueva vida luego de haber abandonado toda esperanza de reencontrar a su hija Antía, que la dejó inexplicablemente cuando esta última tenía 18 años. Pero un encuentro casual con Beatriz (Michelle Jenner), amiga de la infancia de Antía, quien le comenta que se cruzó con su compañera de la infancia lleva a la madre a cambiar sus planes ante la decepción de Lorenzo, su actual pareja.
En varios flashbacks se van revelando datos sobre el desgraciado destino de Xoan (Daniel Grao), padre de Antía, ex marido de Julieta y pescador en Galicia, que a modo de un thriller (si hasta la música de Alberto Iglesias remite a la de Bernard Herrmann de Hitchcock) gana en interés hasta un final, que sin defraudar, no está a la altura de la primera y notable hora del film.

A mencionar aún otras dos actrices ya que -como decíamos- es una película de “mujeres”. Por un lado Inma Cuesta, vista recientemente en “Kóblic” y anteriormente en “Blancanieves”, como ocasional amiga de Xoan. Y sobre todo a Rossy de Palma, en su séptima actuación junto al “manchego”, como una celosa ama de llaves que bien podría haber interpretado la recientemente fallecida Chus Lampreave. Esta última, con ocho interpretaciones en películas de Almódovar mantiene aún el liderazgo aunque Rossy, que debutó en el cine con “La ley del deseo”, podría quitárselo en futuras actuaciones.

El argentino Darío Grandinetti interpreta a la pareja de Julieta.

El argentino Darío Grandinetti interpreta a la pareja de Julieta.

 

Finalmente conviene destacar que “Julieta”, basada en tres cuentos cortos del libro “Escapada” de la ganadora del Premio Nobel de Literatura Alice Munro, se iba a filmar originalmente en inglés (con Meryl Streep) y que de ser así probablemente no hubiese incluido la canción “Si no te vas”, cantada por Chavela Vargas.

Las primeras películas de Almodóvar

Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón” fue el debut del realizador en 1980. Entre las chicas del título estaban Carmen Maura (Pepi), su actriz fetiche en la década del ’80, Assumpta Serna y nuestra Cecilia Roth. Filmada en plena movida madrileña lucía aún desprolija, con bajo presupuesto y muy corta duración (apenas 75 minutos).

Laberinto de pasiones” (segundo largometraje de 1982), una de sus obras más floja del inicio en que Cecilia Roth “reemplazaba” a Carmen Maura en el rol central de una ninfómana y varios intérpretes masculinos (Banderas, Imanol Arias).

"Mujeres al borde de un ataque de nervios".

«Mujeres al borde de un ataque de nervios».

Entre tinieblas” (tercer film de 1983) es una atrevida comedia ambientada en un convento con predomino de monjas lesbianas (Maura, Roth, Lampreave y Marisa Paredes).

¿Qué he hecho yo para merecer esto?” (cuarto largometraje), que a diferencia de la anterior es una comedia dramática con Maura y la inefable Chus Lampreave.

Matador”, era la quinta de su carrera. Era la segunda vez que dirigía a Antonio Banderas, quien componía a un joven torero discípulo de Diego Montes (Nacho Martínez), el “matador” del título en una trama que no se limitaba a la tauromaquia sino a un policial con muchas muertes. El notable reparto incluía a la inevitable (en esa época) Carmen Maura como una psiquiatra de extraños peinados, a Chus Lampreave y a Eusebio Poncela en oficial de policía. “Matador” tuvo mucho éxito.

La ley del deseo” (su sexto largometraje) con fuerte acento en el tema de la homosexualidad y con Banderas, Poncela y Maura en roles centrales. “Mujeres al borde de un ataque de nervios” es su séptimo largometraje, con un muy fuerte reparto encabezado por Carmen Maura (recién la volvería a dirigir por fuertes discusiones entre ambos 2006 en el sugestivo título “Volver”) y con Rossy de Palma, Chus Lampreave, María Barranco, Kiti Manver y Julieta Serrano. Para compensar tantas actrices populares (sobre todo en España) incluyó a Antonio Banderas, su actor preferido (siete películas hasta ahora). “Mujeres al borde…” tenía un muy ingenioso guión propio en que el teléfono jugaba un rol central y donde los diversos personajes terminan teniendo relaciones o vinculaciones entre ellos, que al principio no resultan evidentes.

Estrenos de la década del ‘90

Durante la década del ’90 se estrenaron seis películas, la última de las cuales arrasó en boletería. Nos referimos a “Todo sobre mi madre”. Después de quince años vuelve a dirigir a Cecilia Roth, cuyo personaje (Manuela) sufrirá la pérdida de su hijo en desgraciado accidente de tránsito cuando el joven intentaba conseguir un autógrafo de la actriz (Marisa Paredes), que interpretaba a Blanche Dubois en una versión teatral de “Un tranvía llamado deseo”. Manuela también adoptará a una joven monja embarazada y seropositiva, rol a cargo de Penelopé Cruz. Se destaca también el personaje del travesti Agrado a cargo de una actriz (Antonia San Juan). La película, cuyo título es un homenaje a “All About Eve” (“La malvada”) fue la primera en presentarse en Cannes, ganando el premio al mejor director. Además, “Todo sobre mi madre” ganó el Oscar a mejor film extranjero.

Las tres primeras de este decenio podrían titularse el período “Victoria Abril” del director. Comenzó con “Átame”, que estrictamente se produjo en 1989 pero se estrenó en América latina dos años más tarde. Estaba fuertemente centrada en una actriz de películas semipornográficas (Abril) a quien secuestra, amordaza y ata en la cama un admirador (Antonio Banderas). Aunque el dúo central ocupa gran parte del metraje hay varios secundarios destacables como el del gran Francisco Rabal, Loles León y Rossy de Palma.

Las otras dos con Victoria Abril fueron menos logradas. “Tacones lejanos” era un fuerte melodrama en que una madre (Marisa Paredes) y su hija (Abril) se disputan un mismo hombre. Sobresalía en tres personajes diferentes, incluyendo un juez, Miguel Bosé (hijo de la actriz Lucía Bosé y del célebre torero Dominguín). En cuanto a “Kika” fue un paso en falso en la carrera del realizador con personajes “extravagantes” (en palabras del crítico Alberto Farina) como una conductora de un reality show (Abril), una maquilladora ingenua (Verónica Forqué), una criada lesbiana (Rossy de Palma) y un sospechoso escritor norteamericano (Peter Coyote). Película famosa por el desnudo frontal de la transexual Bibi Andersen.

La flor de mi secreto” ya no tenía a Victoria Abril pero en cambió ofreció una estupenda interpretación de Marisa Paredes como Leo, una escritora de novelas rosas, las que escribe bajo un seudónimo y cuyo marido militar (Imanol Arias) la engaña. Muy buenos y habituales actores de reparto (Chus, Rossy, Kity Manver). Resta mencionar a “Carne trémula”, policial dividido en tres épocas y en el que Javier Bardem, después de ser dirigido por Bigas Luna en cuatro oportunidades, tiene un rol protagónico con Almodóvar. Lo acompañan la italiana Francesca Neri, Ángela Molina y una joven Penélope Cruz.

Almodóvar Siglo XXI

Durante los últimos quince años, continúa activo alternando títulos destacables con otros opacos. Entre los primeros están respectivamente su segundo Oscar y un nuevo premio en el Festival de Cannes, ambos con muy buen desempeño en la taquilla de nuestro país.

Sobre “Hable con ella” se ha afirmado que es la primera película cuyos personajes centrales son hombres. Benigno (Javier Cámara) es un enfermero que cuida a Alicia (Leonor Watling), una bailarina en estado de coma, mientras que Marco (Darío Grandinetti) es un escritor argentino que conoció a una torera, que está en similar condición en idéntico hospital. En verdad, como señalara Marcelo Zapata en su crítica, se trata de “hombres con corazón de mujer, que sienten y actúan como mujeres”. Ganó con justicia el Oscar al mejor guión original.

Penélope Cruz canta en “Volver” el famoso tango homónimo.

Penélope Cruz canta en “Volver” el famoso tango homónimo.

 

Cuatro años más tarde se estrena “Volver” que, en opinión de este cronista, es el mejor film de Almodóvar en lo que va del siglo XXI. Es además el primero en su natal La Mancha y contiene, según el mismo admite, más de un dato autobiográfico. Penélope Cruz es Raimunda, quien regresa junto a su hija Paula (Yohana Cobo) y su hermana Sole (Lola Dueñas) a su pueblo para ajustar cuentas con su pasado. Una tía senil (Chus Lampreave) le afirma que su madre (Carmen Maura) no ha muerto como se afirma en un incendio junto a su padre. Las cinco actrices antes mencionadas y Blanca Portillo, en el rol de una amiga de Raimunda, ganaron en forma compartida el premio a mejor interpretación femenina del Festival de Cannes. Y Penélope (su voz está doblada) canta el famoso tango de Gardel y Le Pera, que da título al film.

La mala educación” se sitúa cronológicamente entre los dos films anteriores y pese a tratar un tema muy delicado como el abuso sexual está entre lo más flojo de su carrera.

Los abrazos rotos” en cambio regresa al melodrama centrado en el personaje de un director de cine ahora ciego (Lluis Homar), que en varios flashbacks recuerda a su amante Lena (radiante Penelopé Cruz), ahora en compañía de su asistente (la igualmente brillante Blanca Portillo). No funcionó muy bien en la taquilla, mientras que la siguiente “La piel que habito” significó el regreso, luego de más de dos décadas, de Antonio Banderas. En el rol de un cirujano plástico, que a modo de venganza, convierte con una operación a un violador en una mujer (Elena Anaya), la oscura trama no terminó de convencer pero le fue bastante mejor en la taquilla que “Los amantes pasajeros”, penúltima y quizás la peor película de toda su carrera.

Es de esperar que “Julieta”, que ahora se presenta, mejore la performance en taquilla de sus más recientes estrenos al ser una película bastante superior a las fallidas producciones posteriores a la exitosa “Volver”.

Fredy Friedlander - Periodista

Contáctenos

Enviando

© 2019 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami