Filmotaquilla: Alejandro Agresti

Pese a haber dirigido casi veinte películas solo se estrenó la mitad en Argentina.

"Mecánica popular".

“Mecánica popular”.

Mecánica popular” de Alejandro Agresti será sólo la novena de sus casi veinte películas que se estrena localmente, algo insólito para uno de los más prestigiosos realizadores de Argentina.

Agresti, nacido en 1961, dirigió casi todos sus primeros films en Holanda donde residía mayormente aunque “El amor es una mujer gorda”, el único estrenado en la década del ’80, en verdad era una coproducción con dicho país. Transcurría en una Buenos Aires en blanco y negro (fotografía de Néstor Sanz) con un muy buen manejo de cámara, la acertada inclusión de primeros planos así como la música “porteña” del holandés Paul Van Brugge. Los dos intérpretes centrales eran Elio Marchi, un periodista en busca de su ausente novia en plena época del Proceso y Sergio Povés Campos como su amigo, tanguero ejecutante de bandoneón. En roles secundarios se lucían Carlos Roffé como su despiadado jefe de redacción y el recordado Mario Luciani en su rol póstumo.

Entre las películas de su época holandesa, muchas presentadas en la televisión por el gran Salvador Sammaritano, merecen mencionarse entre otras la vistosa “Luba”, la anterior “Boda secreta” y sobre todo “El acto en cuestión”, también en coproducción, que increíblemente tuvo que esperar 22 años para que Zeta Films, una distribuidora independiente, la estrenara localmente. Nuevamente el ya desaparecido y alter ego de Agresti, Carlos Roffé, asumía el rol central de un ladrón de libros que un día aprende de uno de ellos trucos de magia para hacer desaparecer gente y objetos. Lo acompaña la habitual intérprete femenina de Agresti, Mirtha Busnelli, en el papel de su insoportable esposa. Filmada en diversos países de la ex Europa del Este conserva su frescura a más de dos décadas desde que fuera filmada.

RankPelículaDistribuidoraAdmisiones
4MARTIRTIM BOLIVIA259
7LA NOCHE DEL DIABLODISTRIFILMS157
8QUEEN A NIGHT IN BOHEMIAINDEPENDIENTE129
10OUR FIGHTINDEPENDIENTE71
Las películas de Agresti sumaron 921.171 espectadores en Argentina.

Buenos Aires viceversa” es la primera película de Agresti con una distribución más acorde a sus cualidades artísticas y comerciales lo que le permitió sumar 80.000 espectadores así como ganar previamente el Festival de Cine de Mar del Plata, donde fue aclamada por el público.  Dos de sus personajes centrales son jóvenes con padres desaparecidos en la época de la dictadura. Una de ellas, Daniela (Vera Fogwill) está en pareja con un novio acomodado (Fernán Mirás). Entre los menos jóvenes están Carlos Roffé como un técnico de TV y Mirtha Busnelli, una teleadicta que desea sostener un romance con él. También destaca la presencia de un muy joven Nazareno Casero como un chico de la calle y huérfano, Mario Paolucci como un filósofo con afición por la bebida, Harry Havilio (otro de los habituales actores de Agresti) y Nicolás Pauls, Lorenzo Quinteros, Floria Boise, Inés Molina y Laura Melillo. Un notable y ecléctico elenco en una película donde se entrecruzan varias historias con una banda sonora con temas de Pescado Rabioso y Sui Generis.

La cruz”, producida en 1997 pero estrenada un año después, tuvo mucho menor éxito comercial y de críticas que la anterior. El rol central lo tiene Norman Briski, quien compone a un crítico de cine que se queda sin trabajo. El editor del diario donde escribe (Harry Havilio) lo echa por ser muy duro con las películas nacionales y para colmo su esposa (Laura Melillo) lo abandona y se va a vivir junto a sus hijas con su mejor amigo (Carlos Roffé).  Intenta entonces conquistar a Mirta Busnelli, en una de las pocas escenas rescatables de un film que seguramente fue realizado aprovechando la disponibilidad de casi todos los actores de “Buenos Aires viceversa”.

Con un ritmo de una película por año, “El viento se llevó lo que” marcó cierto progreso tanto artístico como de taquilla comparado con “La cruz”, que fue su mayor fracaso comercial. Ganadora de la Concha de Oro del Festival de San Sebastián en su elenco participaron actores de films anteriores (Carlos Roffé, Sergio Povés Campos, Mario Paolucci) con dos figuras internacionales como Jean Rochefort y Ángela Molina. Está ambientada en gran parte en la Patagonia, hacia donde emigra Soledad (Vera Fogwill) quien se enamora de Pedrito (Fabián Vena), un crítico de cine del lugar. Pero el más logrado de todos los personajes es el que protagoniza Ulises Dumont cuando, en un monólogo inolvidable que comienza provocando risas y al final rabia y dolor, describe como sufrió la tortura en plena época del Proceso.

 Cecilia Roth en “Una noche con Sabrina Love”.


Cecilia Roth en “Una noche con Sabrina Love”.

En el año 2000, por primera vez una compañía “major” (Disney) distribuye un film de Agresti. “Una noche con Sabrina Love” consiguió superar la barrera de los 200.000 espectadores, además de contar en su reparto con dos actrices consagradas de nuestra cinematografía. Cecilia Roth es el personaje del título, actriz televisiva de un programa erótico con un concurso cuyo ganador se hará acreedor a pasar una noche con ella. Quien obtiene el codiciado premio es Daniel, un chico de un  pueblito del interior (Curuguazú, Entre Ríos) que viaja a  Buenos Aires a cobrar su recompensa. Fue también el auspicioso debut cinematográfico de Tomás Fonzi en dicho papel. Norma Aleandro es la otra actriz relevante quien compone a una fotógrafa que mantiene al hermano de Daniel, rol a cargo de Fabián Vena. En el notable reparto alternan actores habituales (Carlos Roffé, Mario Paolucci) con otras figuras destacadas como el italiano Giancarlo Giannini, Juleita Cardinali y dos singulares “cameos”: Luis Margani, recordado por ser el Rulo en “Mundo Grúa” y Charly Garcia. Pese a la constelación de actores y a estar basada libremente en una exitosa novela de Pedro Mairal no está entre lo mejor del director de “El acto en cuestión”.

Tres años después Disney volvería a distribuir al que hasta ahora fue su mayor éxito comercial (superó los 300.000 espectadores) y uno de los más logrados artísticamente. “Valentín” es el tierno retrato autobiográfico de un niño (Rodrigo Noya) que sueña con ser astronauta y cuida a su protestona abuela, encarnado nada menos que por la gran Carmen Maura. El propio Agresti hace del padre de Valentín y el infaltable Carlos Roffé compone a un médico que atiende a la abuela. Pero el que se lleva todos los pergaminos es Noya, quien fue estruendosamente aplaudido en el Festival de Mar del Plata.

La tercera película en serie del sello Disney (Buena Vista) fue “Un mundo menos peor”, no logrando repetir el éxito comercial de las dos anteriores. Mónica Galán es Isabel, una mujer que viaja en invierno a Mar de Ajó junto a sus dos hijas en busca de Cholo (Carlos Roffé) su marido al que ella creyó desaparecido. Cuando lo encuentra descubre que él ahora es un panadero del lugar que aparentemente ha perdido la memoria del pasado. Hay varios personajes secundarios interpretados por actores de películas anteriores: un Rodrigo Noya desaprovechado, Ulises Dumont, Julieta Cardinali y un magro balance en la calidad del film y pobrísima respuesta del público.

“Valentín” fue la película más taquillera de Agresti.

“Valentín” fue la película más taquillera de Agresti.

En el año 2006 Agresti dirige su primera y hasta ahora única película totalmente filmada en los Estados Unidos. Se trata de “The Lake House”, traducida aquí literalmente como “La casa del lago”. Se trata en verdad de una remake del film fantástico coreano “Il mare” del año 2000, que la Warner decidió producir en una nueva versión en inglés. Con un reparto envidiable que incluye a Sandra Bullock como una médica que vive a orillas del lago Michigan (Chicago) y habita la casa del título en 2006 y Keanu Reeves, un arquitecto que lo había hecho dos años antes. Si bien no se conocen, descubren que pueden comunicarse pese al desfasaje en el tiempo a través de un buzón de correo de la casa. Además de los intérpretes antes citados Agresti se dio el gusto y el lujo de contar con Christopher Plummer, como el tiránico padre del arquitecto. No le fue tan mal al director en esta mezcla de thriller y ciencia ficción, siendo una de las más exitosas en Argentina de su ya extensa carrera.

Mecánica popular”, su última película presentada por Disney, es minimalista cuando se la compara con obras anteriores ya que transcurre mayormente en interiores (empresa editora de libros) y con un reparto reducido. En la primera escena vemos al editor Mario Zavadniker (gran trabajo de Alejandro Awada) a punto de suicidarse de un disparo. Es interrumpido por Silvia Beltrán, una escritora (Marina Glezer) en idéntica actitud porque la empresa ha rechazado su libro. Ese encuentro les salva la vida mutuamente y entra en acción un tercer personaje,  un sereno de origen chileno encarnado por Patricio Contreras. El quinteto lo completa un colaborador del editor (Diego Peretti) y la “otra Silvia” (Romina Richi), que alterna su presencia con la de la escritora. Agresti construye aquí un film que no se parece en casi nada a sus obras anteriores, aunque nuevamente haya mención al tema de los “desaparecidos” y también a los libros, lo que no debe sorprender ya que él ha escrito varios incluyendo el guión de esta película.

Finalmente conviene mencionar a “No somos animales”, una película inmediatamente anterior a la que se acaba de estrenar, que pasó fugazmente por el BAFICI el año pasado. Su elenco incluye a figuras internacionales como John Cusack y Al Pacino, además de Lucila Polak (su pareja) y al propio Agresti. Aún no es posible asegurar si será estrenada local y/o internacionalmente.

 

Fredy Friedlander - Periodista

Contáctenos

Enviando

© 2019 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami