«El bosque de Karadima»: Entrevista con su director, Matías Lira

La película chilena más exitosa y polémica de 2015 llega a las pantallas argentinas el 28 de abril y hablamos en exclusiva con su director.karadima 2

 

Fernando Karadima era una de las figuras más respetadas de la sociedad chilena de las últimas décadas. Párroco y líder de la iglesia más poderosa de la clase alta chilena, hasta era considerado un santo en vida. Pero hace unos años, una bomba explotó en las noticias y tiró abajo por completo esa imagen: Karadima tenía decenas de denuncias por abuso sexual que se habían ido acumulando a través de los años. El revuelo estuvo acrecentado debido a la cercanía de Karadima con el poder político y económico de la alta sociedad chilena. 

Con las heridas aun abiertas, el director Matías Lira se propuso contar la historia de este polémico caso, el cual se iba escribiendo a la par de los acontecimientos. En «El bosque de Karadima», Lira se centra en la figura del sacerdote con una de sus víctimas: un adolescente en busca de su vocación, quien encontrará en el sacerdote a su director espiritual.

Durante veinte años, Thomas vivirá paulatinamente en carne propia los abusos físicos y psicológicos por parte del cura, hasta decidir hablar y enfrentar las redes de poder que protegen al cura y desenmascarar definitivamente al verdadero Karadima bajo la investidura de representante de Dios en la Tierra. El papel de Thomas estuvo interpretado por Benjamín Vicuña, quien fue el rostro de las dos películas chilenas de 2015 que más movilizaron a la opinión pública: esta, y «La memoria del agua», la cual se estrenó en Argentina hace unos meses.

Hablamos en exclusiva con Matías Lira, director de «El bosque de Karadima», la cual llega a las salas argentinas este jueves con distribución de Primer Plano.

Ultracine: ¿Cómo llegaste a la historia de Fernando Karadima y cómo encaraste la narración en base a sucesos que se expandieron por dos décadas?

Matías Lira: La verdad es que había escuchado de que algo raro pasaba en esa iglesia hacía ya bastantes años. Era muy complejo en este país (Chile) meterse en un tema de ese tipo. Era muy difícil conseguir fondos al tratar un tema así. Así que me era imposible enfrentar un proyecto así.
Finalmente hubo un reportaje de Informe Especial, por la televisión nacional, donde salió todo esto al tapete. Y para mí fue absolutamente chocante haber tenido una intuición de algo y después confirmar que hubo una cantidad de víctimas impresionante. Al día siguiente de haber escuchado la noticia en este programa me lancé a desarrollar un tratamiento. En paralelo se inició la investigación. Hay que entender que al principio había muy poca información y mucha gente defendía a Karadima. La técnica que había utilizado él había sido la de ayudar a mucha gente, no hacer ningún tipo de daño evidente, así que lo defendían a brazo partido. Con el tiempo se fueron descubriendo más hechos y tuve acceso a más material, en especial a los expedientes judiciales, lo cual me ayudó a constituir una historia más profunda.

Benjamín Vicuña participó como coprotagonista en un jugado rol

Benjamín Vicuña participó como coprotagonista en un jugado rol.

Ultracine: ¿Qué investigación hiciste previo a la escritura?

Matías Lira: Tuve acceso a las víctimas, también tuve acceso a la gente que lo apoyaba. Al final entendí que como hace un abusador, sólo abusa de ciertas víctimas que tienen ciertas debilidades. Pero la gente que lo podía ayudar, personas de mucho dinero, o políticos, militares, con ellos no se relacionaba de ninguna manera negativa. Todo lo contrario. De esa forma uno entiende cómo llegó a estar en el poder tantos años. Pasaron más de veinte años así, pudimos informarnos que encontraron cartas de reclamos y denuncias desde los años ’70.
Fue muy difícil sacar el proyecto adelante, tuve mucha gente en contra, tuve bloqueos de Iglesia, me sacaban locaciones, amenazas, muchas cosas. Pero finalmente pudimos salir adelante.

Ultracine: ¿Cómo fue el trabajo con Luis Gnecco para ponerse en la piel de un personaje tan polémico?

Matías Lira: Luis es un monstruo de la actuación. Él ya había participado en muchos largometrajes, y más recientemente estuvo en “Narcos”, una serie de Netflix. Ahora está filmando “Neruda”, de Pablo Larraín, en la que va a encarnar a Pablo Neruda. Es un ansioso de la información: él lee todo lo que encuentra. Hay que destacar que hubo poco material audiovisual sobre su personaje, todo el material audiovisual que había fue quemado. Se había guardado mucho material porque en un momento la Iglesia pensó en hacer santo a Karadima, porque él convocaba a tanta gente a la Iglesia, así que eso ya le daba como un espíritu de Santidad. Teníamos audios, Luis trabajó con eso, copiaba la voz. Intentamos al principio copiar al personaje con todos sus detalles para finalmente con Luis, construir nuestro propio personaje. La película no es sólo de los abusos sexuales de este sacerdote, sino de sus abusos de poder.

Ultracine: ¿Les preocupaba la reacción del público local, en especial aquellos sectores más religiosos y conservadores?
Matías Lira: En una primera instancia fue muy complejo sacar este proyecto adelante. Y como el 50% de las escenas trascurren en iglesias y en lugares eclesiásticos, tuve una tremenda negativa. Pero con el pasar del tiempo, muchos sacerdotes nos empezaron a ayudar porque se dieron cuenta que no era una película contra la Iglesia, sino sobre personas que abusan de su poder. Ellos querían que esta película saliera a la luz, que la gente pudiera identificar quienes son los verdaderos responsables de esta situación y que no involucra a toda la Iglesia. Muchos católicos fueron a ver la película pero nuestro mensaje era que es una película que podía ayudar, a las familias. Porque el tema es mostrar como un abusador opera.

Tanto la producción como el director sufrieron amenazas y negativas a la hora de buscar apoyo para filmar.

Tanto la producción como el director sufrieron amenazas y negativas a la hora de buscar apoyo para filmar.

Ultracine: ¿La temática les reportó algún inconveniente a la hora de conseguir inversores, productores y distribución?
Matías Lira: En los primeros tres años, cuando el caso todavía estaba en la Justicia (la justicia penal en Chile no pudo hacer nada porque habían prescrito los casos) la justicia eclesiástica lo condenó. Y ahí cambia un poco el tema, la película empezó a recibir más apoyo. Había ganado un fondo público importante, pero en términos de auspicios no conseguía absolutamente ninguno. Con suerte podía conseguir las locaciones. Sí tuve algunos inversionistas que se animaron. Algunos se hicieron públicos, otros se mantuvieron en el anonimato porque ellos querían eso.
Pero en la distribución tuvimos mucho apoyo: canales de televisión que ingresaron al proyecto, Netflix entró en la etapa inicial del proyecto. Ahí todos veían con buenos ojos el nivel de la producción.
Ultracine: ¿Los sorprendió el éxito comercial de la película? ¿Qué tipo de devolución recibieron del público chileno?
Matías Lira: Fue una sorpresa. Me quedaba feliz con 50.000 personas. Pero haber hecho 320.000 y haber salido el mismo mes que “Rápido y furioso 7”, “Los vengadores”…. No sé cómo sobrevivió. No solo competir con esos grandes éxitos sino el conseguir el espacio en los cines. Fue un tremendo premio a la producción haber tenido el éxito que tuvo. No solo en cine sino también en VoD, y en televisión. Fue lo más visto de Chile en 2015. La gente quería informarse e hizo catarsis con esta película. Les sirvió para entender cómo funciona la cabeza de un abusador, para proteger a los suyos, y eso en tremendamente importante.
Ultracine: ¿Cómo ves la actualidad del cine chileno y su evolución en esta última década?

Matías Lira: El cine chileno está viviendo un muy buen momento, en especial internacionalmente. Este éxito responde a dos cosas me parece. Uno, el apoyo institucional del gobierno que nos ha permitido capacitarnos mejor a los productores. Así nos pudimos capacitar, hacer coproducciones, asistir a mercados. Mismo la existencia de Ultracine, en la que ahora tenemos acceso a cifras de ventas y vemos cómo funciona la industria y el mercado.
Y Chile es un país traumatizado en alguna manera. En lo político, en los desastres naturales. Hemos vivido muchos conflictos y los artistas se están haciendo eco de eso. Y las películas tienen que ver con eso. Un tremendo artista que falleció hace poco, Ricardo Larraín, fue una gran influencia para mí, en especial “La frontera” (la cual puede verse gratis en el sitio de la cinemateca chilena).

Ultracine: ¿Cómo fue el trabajo de adaptación para estrenar el filme como miniserie de televisión?

Matías Lira: Con los fondos que podía conseguir para hacer una película, no me alcanzaba. Entonces tuve que complementar dos fondos públicos que se dan en Chile: uno que era para el cine y otro para la televisión. Lo que hice fue grabar una película de 200 minutos, porque las series suelen ser 3 capítulos de 60 y tantos minutos cada uno. Y lo interesante es que la película circulaba en una trama: el abusador, una víctima, y el entorno familiar de esa víctima. Pero la serie tenía múltiples víctimas, y múltiples historias. La serie explica mejor, entonces la gente sale con más detalles y más información.

Ultracine: ¿Cuáles son tus próximos proyectos?
Matías Lira: Ahora estoy desarrollando una serie de televisión y una película. Trato de no mezclar las dos cosas porque es muy interesante ¡pero requiere mucho trabajo!. Pero están muy en verde los proyectos.

Este es el trailer de «El bosque de Kadamira»:

 

Mariano Oliveros

Contáctenos

Enviando

© 2019 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami