“De ahora y para siempre”: la filmografía de Julianne Moore

Notable por su prolífica carrera cinematográfica y por la versatilidad de sus personajes, la actriz protagoniza este drama que se estrena el 7 de abril en Uruguay.

deahorayparasiempre

A los 55 años de edad y con algo más de 60 largometrajes en su trayectoria cinematográfica, Julianne Moore mantiene un ritmo de casi tres largometrajes anuales. Es destacable la habitual calidad de sus interpretaciones, que resulta por un lado de sus innegables dotes actorales y por el otro por los distinguidos realizadores que la han dirigido desde prácticamente los inicios de su carrera.

Nombres como Paul Thomas Anderson, Joel Coen, Steven Spielberg, Todd Haynes, Alfonso Cuarón, Ridley Scott, Robert Altman y David Cronenberg certifican la aseveración anterior, siendo la lista aún más extensa.

Ahora nos llega “De ahora y para siempre” (“Freeheld”) de Peter Sollett, director poco conocido localmente, que contiene elementos de “Siempre Alice” por la que Julianne ganó el Oscar a la mejor interpretación femenina hace un año y también de la reciente “Carol”, cuyo realizador (Todd Haynes) la dirigió en tres oportunidades (“Safe”, “Lejos del paraíso”, “I’m not There”). En el film de Sollett quien hace de su pareja es Ellen Page, recordada por su notable actuación en “La joven vida de Juno” que le valió una nominación al Oscar cuando apenas tenía veinte años.

Los inicios de Julianne Moore

La extensa carrera tuvo un primer gran momento cuando Paul Thomas Anderson la incluyó en el reparto de “Boogie Nights”, aquí también conocida como “Juegos de placer”. El título local refería al negocio de cine porno que tuvo su auge en los Estados Unidos en la década del ’70 hasta que el gobierno de Ronald Reagan y el auge del video una década después frenaron, de alguna manera las filmaciones de exhibición cinematográfica. En la película reaparecía (con gloria) Burt Reynolds como el realizador Jack Horner, descubriendo al joven lavaplatos Eddie Adams (Mark Wahlberg) y cambiándole su nombre por el más comercial de Dirk Diggler. Del lado femenino contrastaba la figura de Amber Waves (Moore), actriz más veterana y drogadicta con la joven Rollergirl (Heather Graham), que no se sacaba los patines ni siquiera en las escenas de sexo. El extenso reparto incluía a varios intérpretes consagrados como William H. Macy (“Fargo”), John C. Reilly, Alfred Molina, Philip Baker Hall, Don Cheadle y Luis Guzman entre otros. Fue apenas el segundo largometraje de Paul Thomas Anderson y primero en estrenarse en Argentina, con tres nominaciones al realizador, a Burt Reynolds y la primera en su carrera a Julianne Moore.

Al igual que varios otros realizadores, Paul Thomas Anderson volvió a dirigir a la actriz en “Magnolia”, historia coral de más de tres horas de duración. Por un lado mantuvo a varios de los artistas de su película inmediatamente anterior tales como William H. Macy, John C. Reilly, Alfred Molina, Philip Baker Hall Y Luis Guzman pero agregó a otros como Tom Cruise (nominado al Oscar), el veterano Jason Robards en su último papel para el cine y el recordado Philip Seymour Hoffman. “Magnolia” ganó merecidamente el Oso de Oro del Festival de Berlin y obtuvo otra nominación al Oscar por mejor guión original para el propio Anderson. Es que la historia tenía diversas y muy ricas subtramas como la que involucraba al personaje de Robards (difícil entender porqué no fue nominado) como el padre enfermo de cáncer de un Cruise, predicador de la superioridad sexual masculina, cuya madre e infiel esposa era justamente Julianne Moore. Ambientada en el valle de San Fernando eran varios los personajes singulares como el del exitoso conductor de televisión (Hall), el del policía con convicciones religiosas (Reilly) o el enfermero (Hoffman) que asiste al moribundo. Film excesivo que sin embargo justifica volver a ser visto pese al tiempo transcurrido.

Entre ambas películas de Anderson se sitúa “El gran Lebowski” de los hermanos Coen (en esa época todavía el crédito de la dirección iba exclusivamente a Joel). Narrada por Sam Elliott, cuenta la historia de “Dude” Lebowski, ex hippie y adicto a la marihuana, a quien un grupo de mafiosos confunden con un aparente millonario de homónimo apellido. Ambos se cruzarán y el “ricachón” contratará al otro para una delicada tarea. Dude (notable actuación de Jeff Bridges) no estará solo ya que lo acompañarán un grupo de amigos, interpretados por habituales protagonistas de las películas de los Coen como John Goodman, Steve Buscemi y John Turturro. Del lado de los “malos” justamente aparece una Julianne Moore, aquí muy ligera de ropas, y el gran Ben Gazzara. Desbordante de humor e imaginación, el séptimo largometraje de los Coen no defraudó a su público.

Moore es la hija de “El gran Lebowski” en la película de los hermanos Coen.

Moore es la hija de “El gran Lebowski” en la película de los hermanos Coen.

El año 2002 fue muy importante en la carrera de la actriz de “Siempre Alice” (su único Oscar a la fecha) ya que tuvo dos nominaciones en una misma ceremonia, algo poco habitual.

Por un lado fue su postulación a mejor actriz principal en “Lejos del paraíso” (“Far from Heaven”) de quien más veces la ha dirigido hasta el presente. Todd Haynes ya lo había hecho en 1995 en “Safe”, inédita en nuestro país, y ahora componía a Cathy que ve como colapsa su matrimonio con Frank (Dennis Quaid), cuando casi por azar descubre que su marido mantiene una relación homosexual. De allí en más su vinculación con su jardinero y hombre de color (Dennis Haysbert) comienza a adquirir relevancia en su vida. Es necesario señalar que la acción transcurre en la década del ’50, en que tanto el racismo como la intolerancia sexual eran muy poderosos en los Estados Unidos.

También en 2002 tuvo otra nominación al Oscar, esta vez como actriz de reparto en “Las Horas” (“The Hours”) de Steven Daldry. Muy dispares fueron las críticas locales, pero buena la respuesta de público. Eran tres historias ambientadas en muy diferentes épocas, protagonizadas por un trío de actrices con arrastre de público y basadas en el libro de Michael Cunningham. Todo giraba alrededor del libro “Mrs Dalloway”, escrito por Virginia Woolf en 1925. Justamente esta escritora era personificada por Nicole Kidman, poco reconocible con su “nariz postiza” y que fuera la única ganadora (sobre nueve nominaciones) del Oscar a mejor actriz protagónica. La película arranca justamente con el suicidio de la Woolf en un río en 1941, cuando ya su condición mental estaba muy deteriorada. El episodio del medio (del punto de vista temporal) transcurre en Los Angeles en la década del ’50 y la tiene justamente a Julianne en el rol de una sufrida ama de casa que se identifica con el personaje del célebre libro de la Woolf. El tercero, en Nueva York, tenía a Meryl Streep como una editora de nombre Clarissa (que era el nombre de Dalloway) preparando una fiesta para su amigo y ex amante (Ed Harris), un poeta gravemente afectado por el SIDA. En la Berlinale las tres actrices fueron premiadas en forma conjunta con un premio y en verdad hay otras actrices con destacadas actuaciones (Toni Collette, Miranda Richardson) en el controvertido film del director de “Billy Elliot” y “El lector”.

En 2002 Moore recibió 2 nominaciones. Una de ellas fue por “Las horas”.

En 2002 Moore recibió 2 nominaciones. Una de ellas fue por “Las horas”.

Alfonso Cuarón (“Y tu mamá también”) la dirige en la distopía “Niños del hombre” (“Children of Men”), ambientada en un Londres del futuro (2027). Al igual que en el resto del planeta no se registra desde hace casi veinte años ningún nacimiento, producto de la misteriosa infertilidad de las mujeres. Clive Owen (excelente) es ahora un burócrata cuya ex esposa, protagonizada por Julianne Moore, es una activista del grupo “terrorista” denominado “Los peces” que se opone al gobierno británico e intenta proteger a la única mujer embarazada. Es notable la ambientación que logra Cuarón en una especie de “thriller” futurista con varios planos secuencia, inolvidables. Como curiosidad señalemos que al inicio del film se señalaba que el más joven habitante del planeta (18 años) se llamaba Diego Ricardo y era nada menos que mendocino (pero era pronto asesinado cuando estaba firmando un autógrafo).

En contraste con la mayoría de sus films, donde predominan los roles dramáticos personificando a seres conflictuados, el dúo de realizadores Glenn Ficarra y John Requa (“Una pareja despareja”) le asignó junto a Steve Carell y Ryan Gosling uno de los protagónicos de la lograda comedia “Loco y estúpido amor” (“Crazy, Stupid, Love”). El comienzo en un restaurant es impactante ya que la cámara se mete debajo de la mesa de varios comensales (parejas) y muestra los arrumacos de los pies de la mayoría de estos. En contraste ello no ocurre con la pareja de Moore-Carrell y cuando él le pregunta que desea de postre ella le responde que quiere el divorcio y que está saliendo con un compañero de oficina (Kevin Bacon). La primera hora es la más lograda cuando el abandonado y tímido marido anda perdido por los bares y conoce a un joven (Gosling) que es la antítesis y que lógicamente le presenta mujeres del más variado pelaje, entre las cuales Marisa Tomei y la muy joven Emma Stone, que después adquiriría notoriedad en films como “Birdman”.

“Los juegos del hambre: Sinsajo Parte 1” fue una de sus participaciones más taquilleras.

“Los juegos del hambre: Sinsajo Parte 1” fue una de sus participaciones más taquilleras.

En el año 2014 la actriz tendrá un record de cinco películas filmadas. Se trata de “Los juegos del hambre: Sinsajo Parte1” y “Non Stop – sin escalas”, esta última junto a Liam Neeson. Poco agregan ambos títulos a su carrera artística, pero ese mismo año otras dos películas en cambio confirmarán sus notables dotes como actriz dramática.

Polvo de estrellas” (“Map of the Stars”) de David Cronenberg le valió una nominación a los Globos de Oro y compitió en la Selección Oficial del Festival de Cannes. Descarnada visión del mundo de Hollywood con una terrible escena con un candelabro, cuando la joven Agatha (Mia Wasikowska) descubre que Havana (Moore) ha tenido una relación en un auto con su pareja (Robert Pattinson).

Por su trabajo en “Siempre Alice”, Julianne recibió su primer Oscar.

Por su trabajo en “Siempre Alice”, Julianne recibió su primer Oscar.

Siempre Alice”, ya mencionada anteriormente, fue su máxima consagración como actriz al ganar finalmente el Oscar por su excelente interpretación de una mujer afectada por Alzheimer. Pese al premio y la excelente crítica no fue un suceso en las boleterías. Ello confirma una vez más que sus mejores interpretaciones en películas de gran calidad no encuentran siempre un correlato en la taquilla.

El recorrido de la carrera artística de la presente nota se ha limitado a una docena de títulos. Se ha intentado cubrir gran parte de sus mejores producciones, pero conviene advertir que las películas aquí mencionadas abarcan apenas un 20% del total. Julianne Moore es entonces una de las actrices más prolíficas de los últimos veinticinco años y sin duda todavía nos ofrecerá en el futuro múltiples oportunidades para seguir admirándola.

Fredy Friedlander - Periodista

Contáctenos

Enviando

© 2019 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami