«Baires» y el policial argentino

El cine nacional suma un nuevo exponente a una fructífera lista.

Benjamín Vicuña y Sabrina Garciarena son una pareja de enamorados que disfrutan como turistas de la buena vida en Buenos Aires. Una noche, en un boliche de moda, son drogados y secuestrados. Si él quiere salvarle la vida a ella, debe transportar en su cuerpo paquetes de cocaína para un grupo de narcos que van destino a Madrid.

Esa es la premisa de «Baires», policial con elementos de buddy movie (película de compañeros) y romance que encabeza Garciarena junto al reconocido actor chileno, en su primer protagónico para el cine argentino. Los acompañan Germán Palacios, Carlos Belloso, y Juana Viale, entre otros.

«Baires» se estrena acompañada por una fuerte campaña publicitaria, buscando aprovechar el siempre populoso fin de semana largo del 12 de octubre. La película se maneja dentro de un género que ha dado obras inolvidables en el cine argentino, y que siempre encuentra (con mayor o menor suerte) la forma de atraer al esquivo espectador local: el policial.

Policiales en el cine argentino

Resultados por película (01/01/1997 al 07/10/2015)

# Película Estreno Distribuidora Espectadores Pantallas semanas de estreno Semanas Ticket promedio
1 El secreto de sus ojos 13/08/2009 DCA 2.410.592 109 22 $ 14,52
2 Nueve reinas 31/08/2000 Disney 1.194.633 51 18 $ 5,19
3 Tesis sobre un homicidio 17/01/2013 Disney 1.023.424 139 21 $ 30,38
4 Séptimo 05/09/2013 FOX 957.254 229 14 $ 34,45
5 Comodines 19/06/1997 Filmarte 869.077 41 16 $ 5,45
6 Cenizas del paraiso 07/08/1997 Disney 635.591 49 20 $ 5,27
7 Carancho 06/05/2010 Disney 614.501 75 18 $ 16,21
8 El aura 15/09/2005 Disney 584.150 57 16 $ 7,22
9 Muerte en Buenos Aires 15/05/2014 DCA 464.925 124 12 $ 40,78
10 La señal 13/09/2007 Disney 357.237 67 12 $ 9,65

Los diez policiales más vistos desde 1997 atrajeron a más de 9 millones de espectadores.

El género fue uno de los más populares en la industria local desde la década del ´30 y tomó un gran vuelo en los dos decenios siguientes. Directores clásicos de la era dorada del cine nacional, tales como Carlos Hugo Christensen, Hugo del Carril, Daniel Tinayre, Hugo Fregonese y muchos otros, se movieron en las pantanosas aguas del policial creando algunos de los títulos más representativos de la historia del cine.

Desde «Fuera de la ley», dirigida por Manuel Romero en 1937; pasando por filmes de Christensen como «La muerte camina en la lluvia» (1948); «Si muero antes de despertar» y «No abras nunca esa puerta» (ambas de 1952), hasta el resurgimiento del género en la década del ochenta, muchos de los clásicos más inoxidables del cine argentino pertenecen a esta movida.

Tras un par de décadas con pocos títulos dignos de mención, el policial entrega una de sus obras más acabadas con la ópera prima de Adolfo Aristarain: «La parte del león» de 1978. En la primera mitad de los ochentas, el director de «Un lugar en el mundo» se convierte en el director más renombrado del género con «Últimos días de la víctima» (1982); al que hay que sumar a Juan Carlos Desanzo con «El desquite», de 1983, «En retirada» del año siguiente, y «La búsqueda», del ´85, todas protagonizadas por Rodolfo Ranni.

En la década del noventa hay exponentes interesantes pero pocos que hayan podido pasar la prueba del tiempo. De este grupo se destacan «Perdido por perdido» (1993), ópera prima de Alberto Lecchi con Ricardo Darín y Carolina Papaleo; «Más allá del límite» (1995), de Ezio Massa con Mario Pasik, y el filme noir «Sotto voce» (1996), con Lito Cruz. También se incluye «Policía corrupto», de 1996 con Gerardo Romano, una de las películas más polémicas de la época por conflictos públicos entre la productora, el director y el protagonista.

El policial de acción «Comodines» fue uno de los grandes éxitos de los noventa.

En esa década se estrenan dos de las películas más exitosas del género y ambas en 1997: «Comodines» y «Cenizas del paraíso». La primera era un policial en tono, pero con ambición y estructura de «buddy movie» (película de compañeros que se odian-se cuidan) y acción a-la Arma mortal, con Carlos Calvo y Adrián Suar detrás de un grupo narcotraficante protegido por miembros de la división anti-narcóticos de la que son parte. La película fue una de las más publicitadas de ese año y consiguió el mejor arranque de la historia, título que le sería arrebatado por la secuela de «Jurassic Park» tan solo una semana después.

«Cenizas del paraíso», por su parte, era un policial, pero con una cruza de géneros que la acercaban más a ser un drama judicial de suspenso. La tercera película de Marcelo Piñeyro, tras reventar la taquilla con «Tango feroz» en el ´93 y con «Caballos salvajes» dos años después, tenía un elenco encabezado por Leonardo Sbaraglia, Héctor Alterio, Cecilia Roth, Jorge Marrale y Leticia Brédice, en el papel que la lanzó a la fama.

Muchos policiales a partir de estos títulos son más difíciles de encuadrar dentro de este género al mezclar distintos tonos dentro de una misma propuesta. En ese sentido, algunas de las mejores películas nacionales de la última década y media pueden ser considerados policiales, pero nunca solamente eso: tienen drama, romance, acción, humor, entre otros elementos.

Tal es el caso de «Nueve reinas» (2000), quizás el mayor clásico del cine nacional moderno detrás de «Esperando a la carroza». Protagonizada por Ricardo Darín y Gastón Pauls, es inclasificable dentro de un solo género, pero las aguas en las que se mueve son las del policial. La ópera prima de Fabián Bielinsky fue una de las más vistas de 2000, con más de 1,2 millones de espectadores.

«Nueve reinas» es el policial más emblemático del cine argentino moderno.

Ricardo Darín es el actor más prolífico dentro del género. Es protagonista o coprotagonista de los 4 más taquilleros desde 1997, suma 3 títulos por debajo del top five y dirige uno de ellos sumando más de 7,1 millones de espectadores en el top ten que corresponden al 78% del total.

Tras cinco años, Bielinsky regresa con su segunda y última película. También es un policial, aunque con un estilo completamente distinto al tono juguetón de su predecesora. «El aura» es un filme gris, oscuro, seco y violento en el que Darín compone a uno de los personajes más difíciles de su carrera: un epiléptico que se cruza en el camino de lo que podría ser el robo perfecto. Si bien celebrada por la crítica, la película vende la mitad de lo que hizo «Nueve reinas», pero era de esperar al no ser un crowd-pleaser como lo fue aquella.

Tras dos películas realizadas de forma completamente independiente, Adrián Caetano pasa a las ligas mayores, producido por la mítica Lita Stantic, con precisamente un policial. «Un oso rojo», estrenada en 2002, era un policial que mezclaba el drama familiar con el western urbano y empezó a instalar la figura de Julio Chávez como la de uno de los actores más versátiles de los últimos tiempos. Fue uno de los éxitos de 2002 con 188.000 espectadores.

Pasaron muchos años para que el género a nivel local comenzara a dar títulos de relevancia. El primero fue «La señal» (2007), un policial de época dirigido y protagonizado por Ricardo Darín, acompañado por Diego Peretti y Julieta Díaz. Basada en una novela de Eduardo Mignogna, la trama sigue a dos detectives privados a principios de la década del ´50 y el misterio que surge del pedido de una femme fatale, interpretada por Díaz.

Darín debutó como director con «La señal», un policial de época.

Pese a ser la película más esperada del cine argentino de ese año, y al fantástico trabajo de producción y reconstrucción de época, «La señal» se desempeñó por debajo de las expectativas, con una taquilla de 357.000 entradas vendidas.

Mucha mejor suerte tuvo otra adaptación literaria del género también encabezada por Darín y estrenada dos años después. «El secreto de sus ojos», basada en la novela de Eduardo Sacheri y dirigida por Juan José Campanella, se convirtió rápidamente en un clásico moderno, con más de 2,4 millones de espectadores y hasta un Oscar a la mejor película extranjera. Es la tercera película más vista del cine argentino desde 1997 detrás de «Relatos salvajes» y «El clan».

«Carancho» (2010) es un policial dramático con toques de romance (aunque mucho más oscuro y sórdido que la película de Campanella) dirigido por Pablo Trapero. Protagonizada también por Ricardo Darín, más de 610.000 personas vieron este filme en su paso por los cines.

En 2013, Darín hizo doblete en el policial con «Tesis sobre un homicidio» y Séptimo». Las dos películas fueron enormes éxitos de taquilla. La primera pasó el millón de espectadores, mientras que la segunda quedó al borde con casi 960.000.

«El secreto de sus ojos» combina elementos del policial con drama, romance y suspenso.

También hubo títulos más pequeños en estructura y lanzamiento. «La plegaria del vidente» tenía a Gustavo Garzón como un policía investigando el sonado caso de «El loco de la ruta», una serie de homicidios ocurridos en Mar del Plata en los noventa. Este policial de Gonzalo Calzada vendió casi 25.000 entradas en 2012.

Luciano Cáceres y Emme protagonizaron el año siguiente «Rouge amargo» como un ex-presidiario y una prostituta que deben huir tras ser testigos del asesinato de un diputado. Este policial de acción dirigido por Gustavo Cova atrajo a algo más de 12.000 personas a las salas.

En 2014, se estrena una nueva adaptación al cine de Claudia Piñeiro, autora de «Las viudas de los jueves». «Betibú» está encabezado por Mercedes Morán y Daniel Fanego como dos periodistas detrás de la pista de un misterioso crimen acontecido en el interior de un exclusivo barrio privado. La película es un éxito con más de 270.000 espectadores.

Y ese mismo año se estrena «Muerte en Buenos Aires», ópera prima de Natalia Meta con el Chino Darín, Demián Bichir y Mónica Antonopulos, que vende más de 400.000 entradas.

«Muerte en Buenos Aires» es un policial ambientado en la década de 1980.

Ahora es el turno de «Baires» y ya hay varios títulos nacionales anunciados para los próximos meses. Los habrá con un formato más cercano al thriller como «Testigo íntimo», de Santiago Fernández Calvete, con Felipe Colombo y Graciela Alfano; y «Contrasangre», de Nacho Garassino, con Juan Palomino y Emilia Attias, ambas para el 19 de noviembre; pasando por una súper-producción pautada para los primeros meses de 2016: «Cien años de perdón», con Joaquín Furriel, Luciano Cáceres y Rodrigo de la Serna como un grupo de ladrones detrás del asalto a un banco en España.

Mariano Oliveros

Contáctenos

Enviando

© 2019 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami