“Primero enero”: entrevista a su director

Luego de un año de recorrido por festivales nacionales e internacionales, la ópera prima de Darío Mascambroni se estrena en salas comerciales.

Darío Mascambroni.

“Primero enero” narra el viaje de Valentino (Valentino Rossi) con su padre (Jorge Rossi), luego del divorcio con su madre. Las primeras vacaciones solos, a la vez que las últimas en la casa de las sierras, vendida como consecuencia de la ruptura. Primeras y últimas, en estas vacaciones padre e hijo forjan un vínculo en el que el peso de las tradiciones familiares queda en jaque a partir de las necesidades de Valentino, que las cuestiona, transforma y adecúa según sus propias convicciones.

La película se vio por primera vez en el BAFICI 2016, en donde ganó el Premio a la Mejor Película de la Competencia Argentina. Desde entonces, ha sido programada en otros festivales nacionales e internacionales. A partir de la participación en el Festival de Berlín, en la sección Generation K-Plus, “Primero enero” viajará a Suiza dentro de un mes y ya se encuentra en tratativas para la participación en otros festivales.

A partir del jueves 16, “Primero Enero” estará en salas de Córdoba, Buenos Aires, Mendoza y Rosario. Se irán sumando nuevas salas en las siguientes semanas: “La idea es concentrar los espacios de exhibición e intentar que se extienda en el tiempo, considerando que es uno de los grandes desafíos para el cine independiente: sostener las películas en la sala” afirma Iván Zgaib, de la distribuidora “El Calefón”.

Dialogamos con Darío Mascambroni, el director de “Primero enero”, para conocer un poco más sobre su ópera prima y sus próximos proyectos.

Ultracine: ¿Cómo surgió la historia?
Darío Mascambroni : La historia viene de la combinación de algunos elementos que yo conocía muy bien y que veía potencial para un relato cinematográfico: la casa de las sierras -en la que pasé gran parte de mi vida- y mi sobrino Valentino y su papá. Más que ellos como personas separadas, lo que hace surgir la historia es el vínculo entre ellos y es una historia que encontramos en conjunto con ellos dos y con la colaboración de Florencia Whebe, asistente de dirección, y la trabajamos principalmente en rodaje. Lo primero que estructuró la trama fue la tradición familiar, que el papá quiere cumplir con el hijo, y sin duda fue la inclusión de la temática del divorcio lo que llena de matices esa convivencia que se narra en la película.

U: Entonces, Jorge y Valentino, los personajes, ¿son realmente Jorge y Valentino?
DM: Claro, porque la historia surge a partir de ellos, de Valentino y Jorge, y de cómo son ellos en la vida real. No hubo un proceso de selección de actores, siempre pensé en ellos, no en recrear sus vidas. Creo que también había una cuestión del trabajo con no actores que me animaba mucho, de poder encontrar en el rodaje el tono, y eso también nos decidió a trabajar con ellos.

U: ¿Cómo fue ese trabajar con ellos?
DM: Creo que lo más importante fue cuidar el clima del rodaje. Porque, al no tener experiencia, dieron el sí muy rápido, sin saber qué significaba esto de hacer una película. Entonces, lo más importante como equipo fue cuidarlos, generar confianza para que pudieran estar frente a una cámara, con lo intimidante que eso suele ser, y mostrar todos los matices de su personalidad, teniendo en cuenta la situación padre e hijo que la película plantea para ellos.

U: ¿Cómo surgió la producción de la película?
DM: La idea se me vino mientras estaba en el Festival de Cine de Mar del Plata, como espectador, mirando entre 3 y 4 películas por día. Tal vez por el entusiasmo del festival, hablando con varios amigos y colegas, compartíamos que todos tenemos esa necesidad de salir a filmar. Fue por eso que en menos de dos meses ya estábamos grabando en medio de la montaña.

U: ¿Dónde se filmó “Primero Enero”?
DM: En un caserío en la zona de Calamuchita. En ese lugar vive una sola familia y está la casa de mi abuelo, la única casa que sigue estando desde que nací, y voy todos los años. Todo lo que se ve en la película, kilómetros más, kilómetros menos, es alrededor de esa zona.

U: ¿Cuáles fueron las mayores dificultades en el rodaje?
DM: La mayor dificultad tiene que ver con la edad de Valentino: 7 años. Teníamos que administrar sus energías porque, al mismo tiempo que estábamos rodando, él estaba de vacaciones con sus hermanos y sus amiguitos. Al terminar de grabar, quería jugar y entonces suponía que al día siguiente estuviera cansado. Así que creo que ése fue el principal conflicto que tuvimos que resolver. De todas maneras, sólo pospusimos una jornada nocturna, porque realmente estaba muy cansado, pero en general pudimos completar todas las jornadas como lo habíamos planificado. En relación a eso, cuidar las actuaciones, la naturalidad, también fue un gran desafío; no interrumpir tanto como equipo técnico. Y al ver la película es una de las mayores satisfacciones: ver que eso se logró, que Valentino y Jorge fluyen en la pantala, y así vemos que supimos construir ese clima de rodaje que tanto necesitábamos.

U: ¿Cuáles fueron tus principales referencias estéticas?
DM: En aquel Festival de Mar del Plata vimos “The Strange Little Cat” (Ramon Zürer), me quedó grabada por la naturalidad con la que retrataba cuestiones cotidianas adentro de una casa, me pareció increíble. Y algunas pelis orientales que ponen el ojo en el entorno, por ejemplo “Primavera, verano, otoño, invierno… y otra vez primavera” (Kim Ki-Duk), me gusta mucho cómo enfoca la naturaleza y el entorno de los personajes. Pero creo que a la hora de filmar nos olvidamos de todo eso. Para mí la clave fue que una semana antes visitamos cada lugar con Nahir Medina: el pinar, el arroyo, todo; y vimos cuál era el lugar ideal para conseguir lo que queríamos. Más allá de las referencias, creo que lo importante es ver lo que uno tiene al momento de diseñar la película.

U: ¿Cuáles son tus próximos proyectos?
DM: Afortunadamente, en el mismo año que grabamos “Primero enero” ganamos el concurso “Glayzer. Cine a la base”, con un proyecto que se llama “Mochila de Plomo”. Es un proyecto que tiene como protagonista a un nene de 13 años y cuenta la poca contención que tiene el día en que sale de la cárcel el hombre que mató a su papá. A diferencia de “Primero Enero”, sí tiene mucho tiempo de desarrollo, estamos a punto de empezar la preproducción y en cuanto a diseño de producción, contamos con el apoyo del INCAA con la financiación de la segunda vía.

Por Lucrecia Estrada para Ultracine.

0 Comentarios

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contáctenos

Enviando

© 2017 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami