“El conjuro 2”: el regreso de una de las franquicias de terror más exitosa de los últimos años

Los Warren vuelven a exorcizar demonios en salas a partir del 9 de junio en salas chilenas.

MK1_0006.dng

¿Qué es lo que más nos asusta? Una de las respuestas podría ser: aquello que inspire a James Wan. Creador de las redituables franquicias “El juego del miedo” e “Insidious”, vuelve con la que sin dudas sea una de sus sagas más logradas: “El conjuro”.

Basada en un caso real, rezan las 2 películas previas que componen esta historia: “El conjuro” y “Annabelle”. “El conjuro 2” no es la excepción. Todo el universo de esta saga descansa sobre los expedientes de Ed y Lorraine Warren, un matrimonio estadounidense que investigaba lo paranormal. Su caso más renombrado fue el de Amityville (1976), donde una familia neoyorquina alegaba que su casa estaba ocupada por una presencia demoníaca y violenta. Este caso bisagra para los Warren también divide las aguas en “El conjuro”. Mientras la primera y “Annabelle” son previas a esta experiencia, la segunda los muestra lidiando con los flashes mediáticos y los residuos “espirituales” de esa investigación.

“Lo que Lorraine siente, ve, toca, se lleva un pequeño pedazo de ella. El último caso se llevó una gran parte”, dice Ed (Patrick Wilson) en “El conjuro”. Ese pedazo faltante ha crecido 8 años después, cuando la historia sobre el Poltergeist Enfield sea el tema principal de “El conjuro 2”. La clarividente Lorraine (Vera Farmiga) teme porque los fantasmas de su trabajo hayan invadido su oasis familiar: un demonio visto durante el caso de Amytiville acecha los sueños de su marido y amenaza a su hija. Y pedirá a Ed que no intervengan en más casos por un tiempo. Sin embargo, del otro lado del océano una madre soltera y sus hijos se verán aterrorizados por una serie de sucesos sobrenaturales y la Iglesia persuadirá a los Warren para que revoquen su decisión.

 

elconjurodos
Con dudas y escepticismo, Ed y Lorraine viajarán hacia Inglaterra a tratar de verificar si la casa de Peggy Hodgson (Frances O’Connor) está realmente embrujada o es un fraude. La niña Janet es una de las más afectadas por el fenómeno y muestra signos de posesión. Lorraine intentará utilizar sus dotes clarividentes para ayudar a la familia, pero no se revelarán tan rápidamente como en la primera.

the-conjuring-2-05“El conjuro 2” no tiene la potencia de su precuela pero tiene varios elementos destacables que la hacen una gran película. En primer lugar, reside sobre una de las mentes maestras del terror actual: James Wan. Creador de tendencias desde su temprana irrupción en el escenario del terror con “El juego del miedo” en 2004, su último film pertenece a una etapa que le responde a su iniciático torture-porn. Si “Insidious” fue su manera de probar que podía filmar historias donde el gore no sea el protagonista, sin dudas su filmografía posterior siguió acentuando este camino con “El conjuro”, un homenaje a dos de sus películas favoritas [“Amytiville Horror” (1979) y “La casa embrujada” (“The haunting”, 1963)]. En “El conjuro”, 1 y 2, y “Annabelle” está todo allí: los fantasmas, la casa embrujada, la estética camp de los ´70, la inocencia perdida de los niños, una familia en peligro, la historia clásica. “El conjuro 2” no rompe los moldes pero agrega toques interesantes: la escena de un demonio detrás del cuadro, la cámara flotante por sobre la casa, el juego de contrastes para hacernos imaginar que sucede detrás.

Otro de los elementos es el dúo actoral sobre el que descansa los papeles del matrimonio Warren. La química innegable de ambos en la pantalla y un mayor protagonismo de su lado de la historia nos hacen temer más por su vida que por la de la familia Hodge. Patrick Wilson ya podría ser denominado un actor fetiche de Wan a esta altura. Vera Farmiga es una actriz que se ha inclinado crecientemente al cine y televisión de género, en donde mezcla ese aspecto de vulnerabilidad y fortaleza que hace que la cámara la ame. El rol de Frances O’Connor como la madre en peligro, por otro lado, no tiene el impacto que tenía Lili Taylor en la primera y aparece un poco más desdibujada.

El fenómeno de la taquilla

El conjuro” fue producida por The Safran Company, una compañía con desarrollos en varios géneros, y New Line Cinema, subsidiaria de Warner que también se encargó de la exhibición. Este primer film tuvo lo que podría denominarse un presupuesto mediano de U$S 20.000.000 y ocupa el quinto puesto en el ranking histórico del género del siglo XXI por su recaudación mundial de U$S 318.000.000.

Annabelle” tuvo un costo menor (U$S 6.500.000), vendió U$S 257.000.000 en los mercados mundiales y ocupa el noveno puesto del ranking histórico del género por su facturación global.

Desde el aspecto de la producción, la franquicia es un caso excepcional ya que ha logrado una alta rentabilidad con presupuestos medianos a pequeños: 1.490% para “El conjuro” y 3.852% para “Annabelle”.

Una fuerza arrasadora en la taquilla, “El conjuro 2” se estrena en salas el 9 de junio para recordarnos que alguna vez disfrutamos de niños una aterradora historia de fantasmas.

REDACTOR_ULTRACINEcarina-rodriguez

Contáctenos

Enviando

© 2017 Ultracine S.A.  ® Todos los derechos reservados

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?

Bitnami